Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Conversión de tierras improductivas en generadores de energía

En las décadas recientes se ha producido un aumento de zonas salinas debido a la actividad humana. El proyecto Biosafor tenía como tema la posibilidad de explotar este tipo de tierras improductivas para generar energía.
Conversión de tierras improductivas en generadores de energía
El aumento de la salinidad del suelo tiene efectos negativos sobre la agricultura. La silvicultura biosalina trata con nuevas formas de abordar la salinidad, como el uso de especies que toleran la sal, combinado con mejoras en las prácticas de gestión del suelo y el agua.

El proyecto Biosafor, financiado por la Unión Europea, pretendía desarrollar este tipo de sistemas agroforestales (AF) para distintos entornos salinos y estudiar sus posibilidades para producir biomasa. Los socios del proyecto se concentraron en las posibilidades de generar biomasa de madera para obtener energía de estas tierras afectadas por la sal.

El objetivo doble del proyecto de contribuir a la reparación de las tierras improductivas salinas y cubrir la demanda global de bioenergía y biomateriales se logró mediante el desarrollo de sistemas AF biosalinos. Estas prácticas establecen un equilibrio nuevo y distinto en el suelo y el agua, utilizando especies de árboles tolerantes a la sal (halófitas) y tecnologías agrícolas adaptadas. Adicionalmente, el uso de fuentes de agua no convencionales, salobres e incluso salinas, podría aumentar la productividad de tierras anteriormente no utilizadas.

Los socios del proyecto estudiaron la productividad de los árboles como biomasa en entornos de distinta salinidad, disponibilidad de agua, rangos de temperatura y calidad del suelo en el sur de la India. A continuación, los datos se procesaron utilizando un modelo matemático del suelo, el agua y el terreno del sureste asiático (Sasoter), lo cual sirvió para estimar el potencial de producción de cultivos de esos entornos en particular.

Además, al poner las zonas de alta salinidad en el mapa, el proyecto Biosafor proporcionó información detallada y útil sobre el potencial de crecimiento de determinadas áreas para producir biomasa de madera. El sistema se podría aplicar a todas las especies de árboles y a otros cultivos.

La explotación comercial de zonas de alta salinidad impulsada por Biosafor ofrece ventajas socioeconómicas y ambientales obvias. Los esfuerzos continuos por probar el potencial agrícola de estas zonas reducirán un poco la presión creciente sobre los recursos de tierra cultivable y agua.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba