Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un mejor aprovechamiento agrícola del agua en el Mediterráneo

Un equipo de científicos realizó un análisis nuevo de un problema antiguo pero creciente: el uso del agua en la agricultura en zonas áridas. Se espera que los conocimientos recabados y las recomendaciones formuladas sirvan para incrementar la eficiencia y la sostenibilidad, así como para prestar apoyo a economías frágiles.
Un mejor aprovechamiento agrícola del agua en el Mediterráneo
La agricultura constituye un sector importante de la economía en varios países de la región mediterránea y del sur de Europa. Varios proyectos científicos han abordado la cuestión de la eficiencia en el uso del agua (EUA) en los cultivos. Sin embargo, la aplicación práctica de los resultados en la región mencionada ha sido limitada.

En algunos casos, la realidad agrícola mediterránea no se presta a las metodologías propuestas. En otros, ha sido ineficiente la transferencia de conocimientos entre los investigadores y los usuarios finales, entre ellos los propios agricultores.

Con la finalidad de mejorar la gestión regional del agua y la EUA en la agricultura de países mediterráneos en vías de desarrollo, un equipo de científicos puso en marcha el proyecto financiado con fondos europeos WEMED («Evaluación de los indicadores de eficiencia en el uso de agua en la región mediterránea»).

Sus investigadores hicieron un uso profuso de diversos modelos a escala en los que incluyeron costes reales. Además formularon sugerencias de importancia de cara a nuevos modelos capaces de proporcionar una imagen más nítida del uso del agua y de su eficiencia.

El consorcio investigó el desarrollo de indicadores de la EUA que mejorasen el propio uso del agua y también el desarrollo o la adopción de cultivos nuevos más resistentes a climas secos y áridos. El equipo evaluó la incorporación de una serie de parámetros a los indicadores de productividad hídrica y EUA, incluyendo la biomasa producida, el rendimiento de los cultivos, las rentas, etcétera.

Se emplearon, con resultados satisfactorios, sistemas inteligentes basados en la predicción de las demandas para mejorar la distribución del agua y la temporización del riego. Otro tema importante fue la mejora de cultivos, y en concreto el uso de cultivos resistentes a sequías, bien naturales (por ejemplo árboles frutales) bien obtenidos por técnicas genómicas.

Por último, y en respuesta al cambio global y el incremento de las necesidades humanas, los científicos destacaron una serie de factores que se deben tener en cuenta en relación al uso agrícola del agua y propusieron un sistema participativo basado en tasas que reflejen el coste del agua y el beneficio económico de determinado cultivo.

WEMED hizo posible estudiar desde una nueva perspectiva el uso agrícola del agua en países mediterráneos en vías de desarrollo y obtener conocimientos importantes y realizar una validación sobre el terreno con el objetivo de mejorar la EUA. En los tiempos actuales, caracterizados por una escasez hídrica cada vez más grave, es previsible que estos resultados influyan sustancialmente y de varias maneras en las economías interesadas.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba