Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Mejorar la calidad del aire en Europa

Un proyecto de la Unión Europea ha mejorado las mediciones de contaminación atmosférica asociada al transporte, lo que permite conocer con más detalle sus efectos sobre la salud de las personas.
Mejorar la calidad del aire en Europa
Una gran parte de la contaminación atmosférica se debe al material particulado (MP), que acarrea diversos problemas para la salud de las personas. A pesar de esto, existe una acusada carencia de herramientas e información necesarias para cuantificar el volumen de MP en suspensión en la atmósfera y sus efectos sobre la población.

Por esta razón, la Unión Europea financió el proyecto TRANSPHORM, dedicado a estudiar de forma específica el MP en suspensión en la atmósfera procedente del tráfico urbano, las carreteras, los transportes marítimos, ferroviarios y aéreos. TRANSPHORM se sirvió de mediciones específicas realizadas en Salónica (Grecia), Róterdam (Países Bajos) y Helsinki (Finlandia) para mejorar las políticas europeas en materia de contaminación atmosférica.

El equipo de investigación recogió datos sobre las emisiones originadas por el tráfico y el transporte marítimo para desarrollar modelos y novedosos factores de emisión. Esto se materializó en el desarrollo de unos inventarios de referencia de las emisiones de Europa tanto para el presente (2005) como para el futuro (2020 y 2030).

También se creó otro modelo que analiza el efecto de los edificios sobre la distribución del tamaño de las partículas y las concentraciones masivas de estas. Los investigadores integraron dicho modelo con otro específico sobre granulometría en relación con el tracto respiratorio humano de cara a calcular la acumulación de MP en los pulmones.

Mediante el uso de todos los modelos creados y los datos reunidos en el marco del proyecto, TRANSPHORM desarrolló una forma de calcular la exposición de la población y los efectos del MP en suspensión en la atmósfera sobre la salud de las personas. Esta metodología permitió cuantificar las consecuencias para la salud de diversas partículas, como el carbono elemental y el benzo(a)pireno.

En última instancia, los esfuerzos de TRANSPHORM servirán para cimentar planes urbanísticos que propicien un nivel más bajo de emisiones y la mejora de la salud de los ciudadanos. Sus resultados contribuirán a fijar objetivos en materia de reducción de emisiones en los ámbitos del transporte marítimo y aéreo.

Información relacionada

Palabras clave

Contaminación atmosférica, transporte, salud de las personas, material particulado, emisiones
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba