Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Control de la defensa de Europa

La seguridad y la defensa de Europa dependen del uso exclusivo de ciertas tecnologías. En un proyecto de la Unión Europea se estudiaron cientos de estas tecnologías, se destacaron las más importantes y se puso de manifiesto la preocupación de que algunas no están siendo controladas por Europa.
Control de la defensa de Europa
La Comisión Europea tiene como prioridad hacerse con el control y tener la propiedad de las tecnologías clave para la defensa. Una primera etapa necesaria en la planificación de la seguridad consiste en la identificación de las tecnologías consideradas críticas o emergentes.

Los investigadores del proyecto financiado por la Unión Europea «Evaluation of critical and emerging technologies for the elaboration of a security research agenda» (ETCETERA) evaluaron las posibilidades tecnológicas. Fue responsabilidad del consorcio crear dos listas: tecnologías críticas y tecnologías emergentes. Para la primera lista, los catorce miembros intentaron, además, diseñar un plan para acabar con la dependencia de Europa. Con respecto a la segunda lista, el objetivo fue diseñar planes que permitieran definir prioridades de investigación que, aunque arriesgadas, pudieran resultar valiosas. Además, el objetivo del proyecto fue desarrollar métodos innovadores para realizar el estudio. La investigación, de dos años de duración, finalizó en noviembre de 2013.

En línea con los objetivos del proyecto, se realizaron dos tipos de evaluaciones de las tecnologías. Utilizando STACCATO como base taxonómica, se evaluó la dependencia de fuentes no europeas en lo relativo a un conjunto de aproximadamente doscientas tecnologías indispensables para la seguridad europea. El estudio desarrolló y aplicó nuevos métodos, incluido un enfoque de «juego serio», y un nuevo modelo económico para comparar los riesgos y beneficios. Allí donde se observó dependencia (como detectores de radiación, escáneres de rayos X), el grupo propuso líneas de investigación para profundizar en la misma y ayudar a superarla.

Asimismo, el consorcio realizó una evaluación similar de un grupo de ciento veintisiete tecnologías emergentes con implicaciones en materia de seguridad empleando tres métodos simultáneamente. Los candidatos se clasificaron en función del efecto esperado para el período entre 2020 y 2030. Se identificaron cinco áreas fundamentales. Estas áreas abarcaron, por orden de prioridad, los métodos de cifrado, los sistemas de comunicación, los sensores, las tecnologías de movilidad y los algoritmos avanzados.

Gracias a ETCETERA, la Comisión Europea actualmente dispone de más información respecto de las prioridades y los riesgos a corto plazo asociados a las tecnologías en materia de defensa.

Información relacionada

Temas

Security

Palabras clave

Defensa, tecnologías críticas, tecnologías emergentes, seguridad, juegos
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba