Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Optimización de la quimioterapia

La formación de vasos sanguíneos, o angiogénesis, es un procedimiento clave para la diseminación del tumor y la aparición de metástasis en otros órganos. En un proyecto europeo se ha estudiado la angiogénesis con objeto de descubrir tratamientos más eficaces para varios tipos de cáncer.
Optimización de la quimioterapia
Este proceso se desarrolla a través de dos vías diferentes: una se origina a partir de las células endoteliales locales del tumor y la otra implica el desplazamiento de células endoteliales procedentes de la médula ósea. Dado que la angiogénesis facilita la diseminación del cáncer, el equipo del proyecto BMDCS IN CANCER, financiado con fondos europeos, determinó la contribución de diversas células procedentes de la médula ósea (CPMO) en la formación y el crecimiento tumoral.

Tras los recientes hallazgos obtenidos, los investigadores estudiaron también el papel que desempeñan las CPMO en la metástasis tras la administración de fármacos antineoplásicos citotóxicos. El desplazamiento de las CPMO desde la médula ósea y su integración en el tumor son factores clave para el proceso metastásico. Por ello, los miembros trataron de identificar citoquinas y otras moléculas del huésped que inducen este proceso.

Los investigadores identificaron varios tipos celulares inducidos por el tratamiento citotóxico. Cabe citar como ejemplo un tratamiento combinado de fármacos quimioterápicos (FOLFOX) utilizado principalmente en el cáncer de colon, que inducía el desarrollo de las células progenitoras endoteliales (CPE), precursoras de las células que forman la túnica interna de los vasos sanguíneos. Las CPE podrían constituir marcadores de la angiogénesis tumoral. Por otro lado, el tratamiento con gemcitabina y cisplatino, utilizado para el cáncer de mama y colon, no indujo la movilización de estas células.

Los investigadores estudiaron también los efectos del factor estimulante de colonias de granulocitos (G-CSF) que se utiliza como estimulante del crecimiento de los leucocitos durante la quimioterapia. Esta molécula promueve la movilización de diversas CPMO. Según estos datos, los científicos buscaron fármacos que inhibían la capacidad de estas células para inducir la angiogénesis y, por consiguiente, el crecimiento del tumor. Se observó que mozobil, un antagonista del receptor CXCR4, inhibía la angiogénesis sistémica, lo cual podría aumentar la eficacia de la quimioterapia.

El coste del tratamiento antiangiogénico es relativamente elevado frente a los moderados efectos beneficiosos sobre la supervivencia del paciente. El equipo de BMDCS IN CANCER ha diseñado una plataforma de conocimiento a fin de optimizar los resultados clínicos de la quimioterapia con fármacos antiangiogénicos y mejorar su viabilidad tanto clínica como comercial.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba