Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Vía de señalización de la PI3K y cáncer

Las PI3K son moléculas intracelulares que funcionan como segundos mensajeros en diversos procesos celulares como la proliferación, la migración y la diferenciación. Unos científicos europeos se propusieron estudiar el papel de las diferentes isoformas de la PI3K en el cáncer y en la resistencia al inhibidor de la PI3K mediante la creación de modelos de ratón.
Vía de señalización de la PI3K y cáncer
La vía de señalización de la PI3K afecta a la aparición de cáncer. Además, actualmente se están llevan a cabo ensayos de fase I con inhibidores de una o más isoformas de PI3K como tratamiento anticancerígeno. La dificultad radica en que los mamíferos poseen ocho isoformas de PI3K, por lo tanto, se considera necesario diseñar un tratamiento destinado a cada una de las isoformas de forma independiente para evitar la toxicidad sistémica de los inhibidores de amplio espectro.

Según esto, el equipo del proyecto «Roles of class I PI 3-kinase isoforms in signalling and cancer» (PI3K / SIGNAL-CANCER), financiado con fondos europeos, propuso investigar el papel que desempeñan las distintas isoformas de PI3K en la transformación celular y la aparición de cáncer y describir los mecanismos de resistencia a los inhibidores de esta enzima.

Tras el tratamiento con los inhibidores de las PI3K habituales, se observó un aumento de la isoforma PI3K C2alfa, lo que sugiere la presencia de resistencia a la inhibición de PI3K. Como resultado, decidieron investigar esta cuestión con más detalle y crearon un modelo de ratón con el gen de la PI3K C2alfa parcial o totalmente inactivado.

Los animales homocigóticos para este gen inactivo murieron en la fase embrionaria, mientras que los hetercigóticos mostraron resistencia a la leptina, una hormona que regula la producción de energía, generada por un daño primario en la vía de señalización de la leptina en el hipotálamo que producía obesidad senil e intolerancia a la glucosa. En particular, la inactivación de PI3K C2alfa afectó a la leptina y la homeostasis de la glucosa en el corazón de los ancianos, mientras que no se observaba alteración de la vía de señalización de la insulina en el hígado, el músculo esquelético y el tejido adiposo.

En conjunto, los resultados del proyecto PI3K / SIGNAL-CANCER ofrecen una nueva visión del papel de la isoforma PI3K C2alfa en la vía de señalización de la insulina. Pese a que aún se desconocen los mecanismos por los cuales esta isoforma afecta a la actividad global de PI3K, las herramientas generadas podrían facilitar el estudio de la resistencia a los inhibidores de esta enzima.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba