Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Los matrimonios mixtos son menos estables en Francia que en Estados Unidos y Canadá

Una investigación reciente reveló que los matrimonios que se producen en Francia entre cónyuges de distinta nacionalidad y/o etnia tienen más posibilidades de acabar en divorcio que aquellos en los que ambos contrayentes comparten la primera (connacionales) y la segunda (coétnicos). Este hecho contrasta con lo que sucede en Estados Unidos y Canadá.
Los matrimonios mixtos son menos estables en Francia que en Estados Unidos y Canadá
La existencia de matrimonios entre personas de distintos países y/o etnia, o matrimonios mixtos, se considera un indicador de integración. No obstante, a diferencia de lo que ocurre con las parejas connacionales, apenas se han realizado investigaciones relativas a la estabilidad marital de estos enlaces mixtos.


El proyecto «Integration of international marriages: Empirical evidence from Europe and North America» (INTERMAR), financiado con fondos comunitarios, se propuso resolver la carencia de conocimientos sobre esta cuestión. Los investigadores contrastaron los índices de divorcio entre parejas mixtas y de la misma nacionalidad y etnia en Canadá, Francia y Estados Unidos. Para ello realizaron una encuesta en estos tres países y entrevistaron a abogados y personas divorciadas cuyo cónyuge era de otra nacionalidad.

Los resultados mostraron que las tasas de divorcio entre parejas internacionales y/o interétnicas en Estados Unidos y Canadá era ligeramente inferior a la de los matrimonios connacionales y coétnicos. En Francia ocurría exactamente lo contrario; los matrimonios mixtos eran más proclives al divorcio.

Los investigadores descubrieron que la religión y la percepción de familiares y amigos eran factores determinantes para el éxito o el fracaso del matrimonio. También cabe destacar la edad, los antecedentes maritales propios y de los padres, la situación laboral y el hecho de tener o no descendencia.

Las entrevistas con parejas divorciadas y abogados matrimonialistas confirmaron la existencia de problemas maritales derivados de las diferencias culturales y de la presión social. Sin embargo, también revelaron que el empleo y una legislación restrictiva en materia de inmigración desempeñan un papel en la disolución de este tipo de enlaces.

Los investigadores sostienen que estas variaciones en las tasas de divorcio pueden explicarse por las dificultades propias de la migración, las divergencias culturales así como por las políticas de inmigración e integración. Los hallazgos ponen de manifiesto que esta cuestión debe abordarse más a fondo, ya que los divorcios en matrimonios mixtos tienen un impacto en el plano social, psicológico y económico de los distintos países y sus ciudadanos.

Información relacionada

Palabras clave

Integración, matrimonios mixtos, divorcio, migración
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba