Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Plásticos reciclados de calidad

Actualmente, los plásticos industriales laminados y pintados plantean inconvenientes en la fase de reciclaje. Los integrantes de un proyecto de la Unión Europea han producido plásticos reciclados de mejor calidad para la fabricación de embalajes de plástico impreso.
Plásticos reciclados de calidad
Algunos plásticos pueden reciclarse, pero hoy por hoy se considera que no merece la pena salvar del vertedero los plásticos de película transparente. El equipo de un proyecto de la UE se propuso cambiar esa situación abogando por las películas flexibles de plástico pintado y laminado (usado habitualmente para alimentos, juguetes, cosméticos y piezas industriales) como un recurso valioso para el reciclaje. Así, sus integrantes se propusieron obtener un plástico reciclado de transparencia similar e igual calidad y seguridad que la versión original. Puesto que este nuevo plástico sería reciclable de manera infinita, esa clase de residuos podría prácticamente erradicarse, lo que ayudaría a la industria de la UE a cumplir las directivas aprobadas por el Parlamento relativas a la reducción de los embalajes.

El proyecto «Study of recyclability of printed or laminated plastic packaging films using supercritical CO2 technologies» (CLIPP) corrió a cargo de nueve empresas y organizaciones científicas europeas. Su propósito era desarrollar un proceso innovador para obtener una película continua de plástico transparente de gran calidad.

El proceso consiste en la eliminación de la tinta, los adhesivos y los contaminantes empleando como solvente industrial dióxido de carbono (CO2) supercrítico. El supercrítico es un estado físico intermedio que conjuga las propiedades de flujo del líquido y las propiedades de expansión del gas. El CO2 supercrítico es un solvente industrial efectivo y seguro para el medio ambiente. Sumado al sistema de CO2, el proceso de CLIPP se vale de sistemas de filtrado de micropartículas que eliminan las impurezas e incluye también una serie de extrusoras innovadoras. El sistema resultante permite producir de forma sencilla una película traslúcida.

Con el método probado no se ha conseguido aún una transparencia total. No obstante, el equipo de CLIPP modificó sus objetivos provisionales y se marcó la meta de fabricar un plástico lo más transparente posible y, además, que emitiera poco olor.

Esta labor permitió obtener un material traslúcido de calidad adecuada y poco olor que es apropiado para varios embalajes no alimentarios. Se probó otro material reciclado traslúcido que, combinado con una capa de barrera, era adecuado para paquetes de semillas de girasol. El análisis económico realizado indica que estos productos desarrollados pueden utilizarse de manera provechosa en una actividad de fabricación de valor añadido. En consecuencia, se empezó a trabajar para su comercialización a gran escala.

Además, los resultados del proyecto han ampliado los conocimientos que poseen las empresas de la UE dedicadas al reciclaje de plásticos, lo cual puede contribuir a seguir avanzando hacia los objetivos de fabricación fijados al inicio. En definitiva, el proyecto ha contribuido a reducir los desechos de plástico, proteger el medio ambiente y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba