Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

FP7

LONGLIFE — Resultado resumido

Project ID: 249360
Financiado con arreglo a: FP7-EURATOM-FISSION
País: Alemania

Métodos de vigilancia innovadores para los reactores nucleares más antiguos

Un grupo de científicos ha realizado análisis microestructurales exhaustivos de los materiales del reactor nuclear expuestos a niveles de irradiación altos. Los resultados de dichos análisis servirán para desarrollar normas, códigos e instrumentos predictivos aplicables tanto a las centrales en operación como en construcción.
Métodos de vigilancia innovadores para los reactores nucleares más antiguos
La mayor parte de la energía nuclear generada en el mundo proviene de los reactores de agua ligera (LWR), cuya vasija de presión de acero contiene agua de refrigeración a muy alta temperatura y presión. Los LWR están sujetos a una normativa muy estricta que regula la probabilidad de fallo tanto en condiciones de operación normal como de posible accidente.

A pesar del envejecimiento de las centrales nucleares europeas, sus bases de datos de vigilancias para la operación a largo plazo (más de cuarenta años) son limitadas. Por tanto, a fin de validar o corregir las normas, códigos e instrumentos predictivos existentes, es necesario conocer mejor las condiciones de operación a largo plazo, especialmente en aspectos relacionados con la fragilización por irradiación neutrónica que afectan a las vasijas de acero.

Una mejora de la caracterización de los comportamientos microestructurales de los materiales irradiados en la vasija de presión del reactor (RPV) facilitará una extensión de la vida útil (EOL) más segura para los reactores actuales y optimizará la seguridad de las centrales nucleares en fase de construcción. Un grupo de científicos financiados con fondos comunitarios trabaja en estos aspectos en el contexto del proyecto «Treatment of long term irradiation embrittlement effects in RPV safety assessment» (LONGLIFE).

Los investigadores de este proyecto tienen interés en obtener la caracterización microestructural de los daños y defectos inducidos por neutrones, por lo que están evaluando los datos existentes de fragilización por irradiación e identificando deficiencias en los parámetros mecánicos y microestructurales asociados a la operación a largo plazo. Para ello, se están utilizando materiales de la RPV expuestos a niveles de irradiación altos a fin de identificar las condiciones en las se manifiestan los efectos de corrosión tardía (LBE), los cuales implican la aparición de la fragilización cuando la influencia neutrónica supera un umbral determinado. Un aspecto importante al establecer las normas y códigos apropiados es determinar si los materiales de la RPV sujetos a pruebas de irradiación acelerada muestran un comportamiento similar al de los materiales en servicio. El equipo científico de este proyecto, conforme a los resultados de los protocolos de análisis y prueba, ha emitido varios informes en los que se recogen directrices sobre la reutilización de los especímenes de prueba, la transferibilidad de los resultados de los reactores de prueba a las condiciones reales de operación de los LWR, así como la vigilancia de la fragilización por irradiación durante los periodos de extensión de vida útil en los reactores más antiguos.

Se espera que los resultados finales del proyecto LONGLIFE mejoren la seguridad de los LWR en operación y en fase de construcción. La implantación de las directrices reflejará la dedicación de la UE a mejorar la vigilancia de la seguridad y contribuirá a obtener el respaldo de la opinión pública para una energía nuclear con unos estándares exigentes de seguridad y sin emisiones de carbono

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba