Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Detección más rápida de bacterias causantes de intoxicaciones alimentarias

Listeria monocytogenes vive en productos de leche cruda, verduras y algunos productos procesados de carne o pescado. Esta bacteria es capaz de crecer en entornos con muy baja temperatura como el frigorífico. Gracias a una iniciativa, financiada con fondos europeos, hoy en día es posible tomar muestras y detectar de forma rápida y eficaz este microorganismo en las fábricas de la industria agroalimentaria y otros sectores.
Detección más rápida de bacterias causantes de intoxicaciones alimentarias
Las bacterias patógenas son responsables del 90 % de las intoxicaciones alimentarias notificadas. Una de las más importantes es Listeria monocytogenes. Este microorganismo causa listeriosis, una infección capaz de matar a personas vulnerables como ancianos, mujeres embarazadas y pacientes inmunodeprimidos. Las técnicas tradicionales para la detección de Listeria ven reducida su eficacia por la formación de biopelículas, la larga duración del tratamiento y la baja sensibilidad de los métodos de cuantificación.

El proyecto BIOLISME diseñó nuevas herramientas para el control del patógeno presente en superficies de los centros de producción. Estas técnicas permitieron determinar el grado de contaminación en fábricas de procesado de alimentos de una forma más rápida, segura y eficaz que los métodos tradicionales.

Los miembros del proyecto simularon las condiciones de contaminación en superficies que entraban en contacto con los alimentos y la forma en que trataban esta cuestión las industrias alimentarias. Investigaron también los métodos de inoculación de células planctónicas de L. monocytogenes y la formación de biopelículas, prestando especial atención a cepas aisladas de muestras de alimentos reales. Se estudió la influencia de diversos parámetros como el material, la temperatura y la presencia de otro patógeno alimentario.

Los científicos diseñaron también un sistema de muestreo de aire comprimido que despegaba y recogía las células de L. monocytogenes de las superficies en las fábricas de procesado de alimentos. Además, se desarrolló un método de detección con biosensores que incorporó hallazgos recientes en inmunotecnología y óptica para crear un sistema más rápido y sensible en la detección de L. monocytogenes.

El trabajo llevado a cabo en BIOLISME ayudará a la industria en el proceso de control de calidad con el diseño de un sistema de detección de Listeria monocytogenes in situ que permitirá realizar procedimientos de seguridad y/o limpieza más rápidos. Además, este sistema mejorará el control de brotes de intoxicaciones alimentarias, ya que reducirá el número de infecciones y, en caso de alerta, el tiempo de reacción. Todo ello tendrá como resultado un aumento de la confianza de los consumidores en la industria agroalimentaria europea.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba