Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Reducir la contaminación producida en las bodegas

Las bodegas europeas entran en la categoría de grandes contaminadores lo que, a día de hoy, resulta ilegal. Un proyecto de la UE está ayudando a las bodegas a reducir la contaminación que producen y a cumplir la legislación pertinente.
Reducir la contaminación producida en las bodegas
El sector vinícola europeo genera ingentes cantidades de aguas residuales contaminadas que se vierten al sistema fluvial, además de residuos sólidos orgánicos que, con frecuencia, tampoco reciben un tratamiento adecuado.

Las nuevas normativas medioambientales de la UE, más estrictas, ponen coto a tales prácticas. No obstante, los vinicultores europeos necesitarán asistencia a nivel técnico para cumplir estas disposiciones. En esto consistía el propósito del proyecto «Integrated approaches for sustainable European wine production» (SUSTAVINO) .

SUSTAVINO elaboró una estrategia de calidad ambiental en la producción vinícola (EQSW, «Environmental Quality Strategy for Wine») que englobaba tratamientos rentables y ecológicamente responsables. Asimismo, el proyecto se propuso dirigir un exhaustivo proceso de formación y desarrollar la capacidad de las pequeñas y medianas empresas (PYME) europeas.

La iniciativa también trabajó en el desarrollo de una etiqueta para certificar los estándares de EQSW, en la puesta en marcha de programas de difusión, en la creación de relaciones duraderas entre los participantes y en la promoción de los caldos europeos. También se pretendía salvaguardar las economías rurales.

El proyecto no realizó informes sobre algunas de las tareas antes mencionadas. No obstante, sí confeccionó un cuestionario para evaluar las prácticas y panoramas vinícolas que se dan en Europa, aunque la respuesta resultó bastante pobre. Las conclusiones implícitas extraídas de dicho estudio secundario se publicaron por separado. El proyecto elaboró cuantiosos estudios documentales que cubrían diversos aspectos del proceso de elaboración de vinos.

SUSTAVINO también realizó pruebas químicas de forma intensiva a los residuos generados en las bodegas y sobre la calidad del agua por toda Europa. El proyecto llegó a la conclusión de que las distintas bodegas europeas tienen pocos rasgos en común excepto que la variabilidad de los residuos que producen responde a circunstancias de carácter estacional, lo que supone un problema en lo que a la implantación de tratamientos rentables se refiere. Dado esto, pese a que la mayoría de tratamientos pueden resultar efectivos, la opción de implantar un método universal no es plausible y cada bodega debe ser evaluada de manera individual. A tal efecto, la iniciativa desarrolló un plan de acción. SUSTAVINO determinó que entre los tratamientos más eficaces se incluyen esparcir los residuos en tierra, el almacenamiento con ventilación, así como el empleo de plantas de tratamiento de residuos municipales y de reactores de alimentación discontinua y biorreactores de membrana.

La etiqueta de EQSW, fruto del trabajo de SUSTAVINO, permitirá a las PYME acreditar que sus productos cumplen con las normativas medioambientales de la UE. Este esfuerzo también redundará en que los ríos y las aguas subterráneas de Europa estén más limpios.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba