Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Las partículas similares a virus, al servicio de la vacunología

Las partículas similares a virus (VLP) se parecen a los virus en su estructura y organización pero, al estar desprovistas de material genético vírico, no son de naturaleza infecciosa. Las tecnologías basadas en estas partículas han permitido desarrollar un buen número de las vacunas profilácticas disponibles en el mercado.
Las partículas similares a virus, al servicio de la vacunología
El proyecto «Virus-like particles: The next step in gene therapy» (VLPSIRNA), financiado con fondos comunitarios, indagó en el uso de VLP para liberar antígenos de carbohidratos a modo de inmunógenos. Los carbohidratos, también denominados glucanos, están presentes en la superficie de varios patógenos y células malignas y adoptan una estructura muy repetitiva. Serían excelentes candidatos para la elaboración de vacunas de no ser por su escasa inmunogenicidad y afinidad con los anticuerpos anti-carbohidratos.

El equipo responsable de VLPSIRNA se propuso aumentar la inmunogenicidad de los glucanos liberándolos a través de VLP, inmunogénicas por naturaleza. Dado que la superficie de las VLP puede manipularse química y genéticamente, estas partículas constituyen una sólida plataforma ideal para liberar antígenos en condiciones óptimas.

Esta plataforma de bacteriófago Qβ se utilizó para desarrollar una vacuna eficaz contra el patógeno Streptococcus pneumoniae o neumococo. Para ello, se procedió a funcionalizar la superficie del virus con serotipos neumocócicos de azúcar y posteriormente se evaluó su inmunogenicidad en ratones. La respuesta inmunológica resultante era sensiblemente superior a la obtenida con cualquier otro método empleado con anterioridad, lo que demuestra la eficacia de las VLP como vacunas polisacáridas.

Esta estrategia basada en VLP se utilizó también para diseñar vacunas contra el cáncer, para lo cual se emplearon marcadores tumorales como el antígeno Tn. El equipo asoció este antígeno al virus del mosaico del caupí (CPMV), un virus vegetal, y evaluó la inmunogenicidad de las formulaciones resultantes en ratones.

Los hallazgos de VLPSIRNA en su conjunto refrendan la validez de las VLP como portadoras de inmunógenos capaces de reforzar la efectividad de las formulaciones de vacunas, especialmente cuando se trata de antígenos que presenten escasa inmunogenicidad, como los polisacáridos. Sin duda la capacidad de esta plataforma para desarrollar vacunas contra el cáncer se traducirá de inmediato en nuevas aplicaciones clínicas preventivas para esta y otras enfermedades.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba