Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Reducción de las incrustaciones biológicas en los sistemas de refrigeración de las embarcaciones

La limpieza de los efectos que producen las incrustaciones biológicas supone un enorme coste para la industria del transporte marítimo que se traduce en decenas de miles de millones de euros cada año a nivel internacional. Hasta ahora no existía tecnología eficaz alguna que controlara el crecimiento y la fijación de organismos marinos en los sistemas de refrigeración.
Reducción de las incrustaciones biológicas en los sistemas de refrigeración de las embarcaciones
Las incrustaciones biológicas consisten en larvas de organismos marinos que se fijan en superficies en contacto con agua de mar y que crecen hasta alcanzar el tamaño adulto. Su eliminación requiere el uso de técnicas muy caras, como la aplicación de mangueras de alta presión. Lamentablemente, métodos preventivos para evitar las incrustaciones biológicas tales como la cloración de tuberías o la pintura antiincrustante van acompañados de un gran impacto medioambiental.

El rendimiento del sistema de refrigeración por agua de mar de cualquier buque puede verse afectado por la obstrucción que provocan las colonias de invertebrados marinos y algas. La obstrucción del tubo de entrada del agua de refrigeración y/o la pérdida de rendimiento del intercambio térmico pueden provocar un incremento en la temperatura de trabajo de las máquinas y otras aplicaciones. El resultado es una vida útil posiblemente más corta y la puesta en peligro del buque.

El equipo del proyecto BIOFOULCONTROL , financiado con fondos comunitarios, abordó el problema de las incrustaciones biológicas mediante el desarrollo de una tecnología innovadora que dispersa ozono en el agua de refrigeración. El resultado es la desactivación de las colonias de organismos marinos que pudieran fijarse en el sistema de refrigeración. Este sistema de ozonización también minimiza la generación de productos que resultan tóxicos para el medio ambiente marino.

Se construyó una unidad de control inteligente para monitorizar el proceso y administrar la dosis de ozono con el fin de asegurar el funcionamiento óptimo del sistema. El sistema BIOFOULSYSTEM integrado se instaló y probó a bordo de un buque de suministro en alta mar. Esta tecnología también puede aplicarse a otros sectores dedicados al medio ambiente marino, como por ejemplo la acuicultura, generadores de energía térmica oceánica, plataformas marinas y sistemas de suministro de agua.

El proyecto BIOFOULCONTROL desarrolló de forma satisfactoria una unidad de dispersión y alimentación de ozono económica, ecológica, de fácil manejo y fiable para controlar la aparición de incrustaciones biológicas en los intercambiadores de calor instalados en buques.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba