Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Asistencia a los conductores con fatiga

El cansancio al volante es una causa importante de mortalidad en las carreteras. En el marco de una iniciativa impulsada por la Unión Europea se desarrolló un nuevo sistema de sensores textiles que controlan las constantes vitales de los conductores para alertar de peligros.
Asistencia a los conductores con fatiga
Los accidentes de tráfico y sus consecuencias son un grave problema en Europa. En términos económicos, estas tragedias suponen a Europa entre 10 000 y 24 000 millones de euros anuales. La fatiga provoca hasta un 35 % de los accidentes y unas 7 000 muertes al año.

Los artífices del proyecto «Heart and respiration in-car embedded nonintrusive sensors» (HARKEN), financiado con fondos comunitarios, diseñaron un sistema de monitorización del conductor con biosensores incorporados a los cinturones de seguridad y la tapicería de los asientos. Gracias al contacto no invasivo de los sensores con el cuerpo, este sistema mide el ritmo cardiaco y la respiración del conductor.

El equipo de HARKEN comenzó definiendo el sistema y realizando un análisis de las mejores tecnologías disponibles en la actualidad y las publicaciones sobre la materia. A continuación cuantificó los parámetros fisiológicos y diseñó algoritmos de filtración de ruido.

Los socios diseñaron un tejido que debía incorporarse a las fundas de los asientos y a los cinturones para registrar la actividad cardiaca y el ritmo respiratorio. Este tejido es sensible a la presión ejercida por el cuerpo del conductor.

Se confeccionaron la tapicería del asiento y el cinturón de seguridad, capaces pues de detectar los signos fisiológicos del conductor. Ambos contienen materiales fabricados con este tejido inteligente. Para determinar la ubicación óptima de los sensores, se realizó un estudio de las dimensiones y proporciones de los posibles conductores.

Asimismo se creó una unidad de procesamiento de señales que recoge la información enviada por los dos sensores y la interpreta con arreglo a los algoritmos desarrollados.

Por último, los tres componentes principales del sistema se validaron en un simulador de conducción y en condiciones reales.

HARKEN ha supuesto la creación de dispositivos portátiles que contribuyen a una experiencia de conducción segura y placentera al tiempo que detectan los síntomas de somnolencia y fatiga. Previsiblemente su utilización reducirá los accidentes de tráfico en un futuro próximo, ahorrando además a las arcas europeas 2 000 millones de euros anuales.

Información relacionada

Palabras clave

Fatiga del conductor, carretera, sensores, constantes vitales, biosensores
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba