Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El cambio ambiental favorece la propagación de polen alergénico

La planta Ambrosia artemisiifolia se ha propagado a numerosos países europeos desde Norteamérica y buena parte de la población es alérgica a su polen, el cual puede provocar polinosis, asma y dermatitis atópica. Un equipo científico multidisciplinar estudió la influencia del cambio medioambiental sobre la concentración de polen de ambrosía en Europa y sus consecuencias para la salud de la población.
El cambio ambiental favorece la propagación de polen alergénico
La propagación actual de la ambrosía lleva aparejados efectos negativos significativos sobre la economía europea, al incidir sobre la salud, la agricultura, la biodiversidad e incluso el turismo. El proyecto financiado con fondos europeos ATOPICA (Atopic diseases in changing climate, land use and air quality) se puso en marcha con el propósito de estudiar si la migración en curso de esta especie vegetal invasora, sumada al cambio climático, incide sobre la concentración de polen de ambrosía en Europa.

Los científicos participantes realizaron simulaciones de las concentraciones de polen de ambrosía y polutantes atmosféricos comunes abarcando el período 1991-2010 y dos períodos futuros, concretamente 2021-2040 y 2041-2060. Los modelos informáticos de la distribución de la ambrosía se complementaron y verificaron con un modelo del ciclo vital de la planta, un modelo de vegetación (Orchidee) y dos modelos de dispersión (RegCM y Chimere). Los niveles presentes y futuros de polen de ambrosía calculados mediante modelización se emplearon para estimar las consecuencias en Europa en términos de una mayor sensibilidad e incidencia de alergias.

Se estudió también a colectivos vulnerables de pacientes alérgicos en Alemania y Croacia. Para ello se realizaron pruebas de punción digital a personas mayores y niños para examinar el nivel actual de sensibilidad a la ambrosía. Además, se recogieron muestras de sangre para realizar pruebas serológicas y estudios de ADN y ARN. Las pesquisas apuntan a una mayor sensibilidad en el grupo de edad entre sesenta y sesenta y nueve años, y de manera más acusada entre los hombres.

Se realizaron estudios observacionales en Croacia abarcando a niños de zonas donde se habían registrado concentraciones bajas, intermedias y elevadas de exposición tanto a polen de ambrosía en el aire como a contaminación atmosférica. El análisis del grado de sensibilización de dos grupos de edad (de cuatro a seis y de siete a diez años) reveló una mayor prevalencia de sensibilidad a la ambrosía en el grupo de más edad en las tres regiones. La sensibilidad era más prevalente en los hombres, mientras que el número más elevado de niños sensibles se ubicó en Zagreb y alrededores. Se trata de una región que registra concentraciones intermedias de polen de ambrosía, pero un nivel elevado de contaminación atmosférica, como es habitual en una zona tan urbanizada como esta capital.

Además, el consorcio examinó el potencial alergénico de polen disponible a la venta y de polen recogido de zonas rurales y urbanas mediante su administración en las fosas nasales de ratones. Seguidamente se evaluaron las respuestas alérgicas y se apreciaron diferencias notables en la intensidad de estas entre las distintas poblaciones de polen. Cabe colegir que el entorno puede agravar los síntomas de alergia.

ATOPICA permitió alcanzar un mayor conocimiento de los múltiples factores ambientales que influyen en las afecciones alérgicas y sus responsables formularon previsiones del riesgo de estas en el futuro inmediato y a más largo plazo. Estas previsiones permiten cobrar mayor conciencia de los factores de riesgo vinculados al medio ambiente que motivan alergias y sirven como referencia de cara a combatir las causadas por la ambrosía.

Información relacionada

Palabras clave

Alérgeno, polen, ambrosía, atópico, especie vegetal invasora, alergia
Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba