Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Un estudio sonado sobre el diseño del órgano de tubos

Un equipo de investigadores de la UE ha desarrollado un modelo novedoso de tubos de órgano que mejora la calidad del sonido. Este logro reducirá los costes de producción y mejorará la competitividad de los maestros organeros de toda Europa.
Un estudio sonado sobre el diseño del órgano de tubos
El órgano de tubos es un instrumento musical de alta complejidad y Europa cuenta con una larga tradición organera. El arte de manipular un tubo de órgano hasta conseguir que emita un determinado tipo de sonido se denomina armonización.

El trabajo de los armonistas requiere de una gran dosis de intuición y sentido musical para moldear los tubos hasta emitir el sonido deseado. El objetivo del proyecto 'Innovative methods and tools for the sound design of organ pipes' (INNOSOUND) , financiado por la UE, consistía en mejorar el conocimiento acerca de las fases de armonización.

Esta investigación usó como base los resultados de su antecesor, el proyecto Demorgpipe, que aportó una explicación científica de las normas de escalado para el diseño de tubos de órgano. En un primer momento, las pequeñas y medianas empresas (PYME) que participaban en el proyecto definieron los tipos de sonido que había que obtener.

A fin de conseguir dichos sonidos, los integrantes del equipo INNOSOUND emplearon sus conocimientos sobre la física de los tubos de órgano a fin de determinar los parámetros de forma y tamaño que debía cumplir cada tubo. Una vez diseñados, los tubos se construyeron y sometieron a pruebas acústicas.

A lo largo del proyecto se desarrollaron y validaron tres métodos novedosos para diseñar la cualidad del sonido de los tubos de órgano. Por consiguiente, los maestros organeros pueden manipular el tono o la cualidad tímbrica de los tubos labiales o de boca empleando estas técnicas.

De esta forma, en la actualidad resulta posible construir órganos que emitan los sonidos que desee el organero. Éste es el resultado del proyecto INNOSOUND, ya finalizado, que abre las puertas de nuevos mercados para los organeros europeos, especialmente del mercado asiático, donde podrían construirse órganos con tubos que emitan un tipo de sonido que emule el de los instrumentos musicales locales.

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba