Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Diecisiete proyectos nuevos de Horizonte 2020 para ensalzar la robótica

La Comisión Europea ha confirmado la concesión de financiación a diecisiete proyectos relacionados con la robótica a través de Horizonte 2020.
Diecisiete proyectos nuevos de Horizonte 2020 para ensalzar la robótica
Europa posee el 32 % de la cuota de mercado mundial en robótica, una posición privilegiada para liderar este campo en los años venideros. La ingeniería europea ha trabajado duro y creado tendencias en robótica de inspiración vegetal, brazos robóticos, robots humanoides, tecnología antropocéntrica aplicada a robots industriales, inteligencia artificial e incluso robótica cognitiva, pero no conviene dormirse en los laureles. La tecnología evoluciona a una velocidad mareante y mantenerse al día de estos cambios precisa un compromiso constante con iniciativas ambiciosas de I+D.

La muestra más reciente de este compromiso continuo por parte de los responsables políticos de la Unión Europea se puede apreciar en los primeros diecisiete proyectos que serán financiados a través de Horizonte 2020. Trece de ellos forman parte de las «Acciones en materia de investigación e innovación» dedicadas al desarrollo de capacidades y tecnologías clave relevantes para la robótica industrial y de servicios, mientras que los cuatro restantes son «Acciones en materia de innovación» donde se plantean, prueban y validan soluciones innovadoras en contextos reales.

Un repaso a los proyectos pone de manifiesto de inmediato su visión de lo que debería ser definitorio en el ámbito de la robótica, una visión que se resume en cuatro objetivos distintos y complementarios: obtener inspiración de características humanas, superar las limitaciones del cuerpo humano, asistir en tareas tediosas o difíciles y ayudar a superar retos a escala mundial.

Horizonte 2020 contribuirá a cumplir un requisito previo: que los robots comprendan mejor a los humanos. Un ejemplo notable es el proyecto ROBDREAM, mediante el que se logrará que las fases inactivas de los robots sean tan provechosas como lo son para los humanos. Al igual que estos sueñan cuando duermen, el proceso de aprendizaje de los robots no debería detenerse al suspender su actividad. Este tiempo de inactividad debería aprovecharse para «reflexionar» sobre la experiencia acumulada y mejorar la capacidad de resolver problemas futuros. También deberán aprender de los humanos en lo que concierne a la interacción con su entorno y con los propios «colegas» humanos, y proyectos como SOMA («Soft-bodied Intelligence for Manipulation») y COGIMON («Cognitive Interaction in Motion») son dos iniciativas que trabajan en este sentido.

Los robots no deberían convertirse en copias perfectas de sus creadores bajo ningún concepto. A medida que evoluciona la tecnología, queda cada vez más claro que los robots deben destinarse a ejecutar tareas difíciles o tediosas como la limpieza de residuos nucleares (ROMANS), el mantenimiento industrial (SECONDHANDS), tareas varias en cadenas de montaje (SARAFUN), la fabricación de aeronaves (COMANOID), el mantenimiento de espacios industriales (AEROARMS), el lavado de suelos (FLOBOT), la inspección de emplazamientos azotados por catástrofes en condiciones de visibilidad reducida (SMOKEBOT), la vigilancia de instalaciones submarinas (WIMUST) e incluso la recolección de pimientos (SWEEPER).

La clave reside en la complementariedad entre humanos y robots, capacidad que alcanza las mayores cotas en CENTAURO, un proyecto inspirado en la ciencia ficción en el que se buscará la simbiosis entre humanos y robots mediante el desarrollo de un robot similar a esta criatura mitológica. Los operarios humanos podrán controlar esta tecnología revolucionaria mediante un traje de telepresencia completo en un entorno de realidad aumentada.

Los robots también nos ayudarán en momentos en los que peligren la salud o el bienestar. En el caso de la salud ya se ha estudiado con profusión el uso de robots para ayudar a pacientes con Alzheimer o demencia. Los científicos de Horizonte 2020 irán un paso más allá con RETRAINER, proyecto dedicado a una tecnología basada en la robótica que asistirá a pacientes con problemas neurológicos a recuperar la función del brazo y la mano, y con EUREYECASE, destinado a ayudar a los cirujanos en el delicado ámbito de la cirugía ocular vitreorretinal.

Asegurar el bienestar es el cometido de la robótica desarrollada en FLOURISH, un proyecto en el que se aplica la robótica a técnicas agrícolas de precisión, un avance fundamental de cara a alimentar a una población en crecimiento constante en el mundo.

La UE confía situarse gracias a todos estos proyectos al frente de la tecnología robótica del futuro y abrir las puertas a una cooperación entre robots y humanos sin precedentes para beneficio de la sociedad.

Para más información, consulte:
http://ec.europa.eu/programmes/horizon2020/

Información relacionada

Países

  • Bélgica

Temas

Robótica
Número de registro: 122342 / Última actualización el: 2015-01-27
Categoría: Otros
Proveedor: ec