Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Tendencias científicas: Un estudio revela la magnitud de la crisis hídrica en zonas de Pakistán

Un estudio ha revelado que el 80 % de los recursos hídricos de la región meridional de Tharparkar no son adecuados para beber.
Tendencias científicas: Un estudio revela la magnitud de la crisis hídrica en zonas de Pakistán
Una de cada nueve personas en todo el mundo no posee acceso a agua segura, y se calcula que cerca de 842 000 personas mueren cada año de enfermedades relacionadas con el agua. No se trata de un problema exclusivo de salud e higiene, sino que del agua dependen todos los aspectos del desarrollo socioeconómico (definidos como el «nexo» entre alimentación, energía, salud y medio ambiente). La demanda de agua se multiplicará en un futuro debido a la combinación del aumento demográfico, una mayor demanda de recursos asociados con un mejor nivel de vida y otros factores que ejercen presión sobre los recursos hídricos. El cambio climático también genera incertidumbres en relación con las fuentes de agua dulce y en los sectores que más agua consumen, como el agrícola y el energético.

No obstante, para algunos países la crisis hídrica es ya una realidad. En Pakistán, la situación es desesperada en algunas zonas, según un estudio nuevo en el que se revela que el 80 % de los recursos hídricos de la región de Tharparkar, en el sur del país, no son aptos para el consumo humano. Apenas el 5 % de la población tiene acceso a agua de beber limpia y aséptica, según un estudio de la Universidad Dow de Ciencias de la Salud (DUHS) y el Consejo de Investigación Científica e Industrial (PCSIR) de Pakistán, informa Reuters.

Al no tener ríos, Tharparkar depende en gran medida de acuíferos subterráneos que se reponen con el agua de lluvia. La precipitación anual media se encuentra entre los doscientos y los trescientos milímetros. El 80 % de dicha precipitación cae durante el monzón estival de julio a septiembre. El agua de lluvia permite recuperarse a los recursos hídricos subterráneos, que después han de durar tres trimestres adicionales, hasta la siguiente época de lluvias.

Desde 2011, según Reuters, la media de precipitaciones anuales ha sido menos de la mitad de lo normal, lo que ha agotado los ya escasos recursos subterráneos, tal y como se apunta desde el Servicio Meteorológico de Pakistán.

Una de las consecuencias de esta situación ha sido el aumento de la contaminación por fluoruros en las fuentes de agua subterráneas, cada vez más secas al recibir un aporte de agua decreciente. El estudio realizado por DUHS y PCSIR reveló que la concentración de fluoruros en muchas ubicaciones de Tharparkar se encuentra en niveles peligrosos de trece miligramos por litro (cuando lo normal se considera un miligramo por litro). Tal y como informa Reuters, un aumento de la ingesta de fluoruros a través de fuentes con más de 1,5 miligramos por litro en el agua puede provocar deformación ósea, problemas dentales y daños en riñones y tiroides.

Una solución que apunta IRIN News pasa por emplear tecnologías de depuración hídrica indígenas. La ONG Thardeep Rural Development Programme (TRDP) proporcionó a unas mil aldeas varias soluciones hídricas, a menudo basadas en métodos de acceso al agua y depuración basadas en prácticas tradicionales. Una de estas técnicas de depuración es «mussafa», que se basa en el empleo de un saco de un kilo de arena graduada y tratada con plata a modo de filtro en las tinajas de barro utilizadas para almacenar el agua.

No obstante, la gravedad de la crisis en Tharparkar ha provocado que la administración provincial tome cartas en el asunto e invierta más de 46 millones de euros en la instalación de 750 depuradoras de agua por ósmosis inversa que funcionan con energía solar.

Según se apunta en Reuters, se espera que estas instalaciones empiecen a funcionar en junio de este año y contribuyan a que el más de millón y medio de habitantes de la zona tenga acceso a agua de beber segura. La instalación, descrita como «la depuradora de agua alimentada por energía solar más grande (por capacidad) de Asia», tratará a diario suficiente agua para suplir las necesidades hídricas de los trescientos mil habitantes de Mithi y sus ochenta pedanías.

La situación puede ser extrema en Pakistán, pero Europa no es inmune a la escasez de agua. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), ocho países europeos tienen escasez de agua, a saber, Chipre, Bulgaria, Bélgica, España, Malta, Italia, Reino Unido y Alemania. Es muy probable que el cambio climático acentúe esta situación en las zonas más secas del sur de Europa.

Información relacionada

Países

  • Pakistán
Número de registro: 122368 / Última actualización el: 2015-02-05
Categoría: Otros
Proveedor: ec