Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Descubren vínculos entre la espiritualidad y ciertas zonas cerebrales

Una nueva investigación realizada en Italia ha aclarado que ciertos cambios en el cerebro pueden influir en las actitudes que una persona mantiene hacia lo espiritual y religioso. Los científicos confían en que su estudio, publicado en la revista Neuron, facilite el desarrollo...
Descubren vínculos entre la espiritualidad y ciertas zonas cerebrales
Una nueva investigación realizada en Italia ha aclarado que ciertos cambios en el cerebro pueden influir en las actitudes que una persona mantiene hacia lo espiritual y religioso. Los científicos confían en que su estudio, publicado en la revista Neuron, facilite el desarrollo de nuevos tratamientos contra ciertos trastornos de la personalidad.

Durante mucho tiempo, la base neurológica de la espiritualidad parecía desafiar lo científico. Sin embargo, avances recientes en el diagnóstico por imágenes y la neurociencia han permitido a los científicos observar el lado espiritual del cerebro. Por ejemplo, estudios realizados a religiosos como monjas católicas y monjes budistas, expertos en distintos tipos de meditación, habían desvelado cambios en una serie de zonas cerebrales.

«Mediante estudios de neuroimagen se han descubierto relaciones entre la actividad en una red cerebral de gran tamaño que conecta las cortezas frontal, parietal y temporal y las experiencias espirituales. No obstante, la información que hace referencia a la relación causal entre dicha red y la espiritualidad sigue sin descubrirse», explicó el autor principal del artículo, el Dr. Cosimo Urgesi de la Universidad de Udine (Italia).

El Dr. Urgesi y sus colegas enfocaron este problema desde un ángulo distinto. Estudiaron los cambios en la personalidad de 88 personas sometidas a cirugía cerebral destinada a la extracción de un tumor del cerebro. Cada uno de los pacientes padecía distintos tipos de tumor en zonas del cerebro diferentes.

El equipo estudió la espiritualidad de los pacientes antes y después de someterse a cirugía. El objeto de la investigación era un rasgo denominado «autotranscendencia» (ST) mediante el que se describe el sentimiento, pensamiento y comportamiento espirituales de una persona. Aquellos con una ST elevada poseen una percepción del yo disminuida y son más propensos a identificarse como una parte integral del universo en sentido total. Además de evaluar la intensidad de la ST de los pacientes, los investigadores emplearon técnicas avanzadas para localizar las lesiones cerebrales tras su operación.

«Este método nos permitió explorar posibles cambios en la ST inducidos por lesiones cerebrales concretas y la causalidad de las estructuras frontal, temporal y parietal en las diferencias que había entre los individuos en cuanto a la ST», afirmó el Dr. Franco Fabbro de la Universidad de Udine.

Los científicos descubrieron que los pacientes a los que se les había practicado cirugía en la parte posterior del cerebro tenían una ST más acusada tras la operación, pero no sucedió lo mismo a los pacientes afectados en la zona anterior. El hecho de que los tumores cerebrales situados en distintos puntos del cerebro tengan efectos en la ST indica que las modificaciones en la espiritualidad no pueden atribuirse a cambios más amplios en la cosmovisión de los pacientes provocados por la experiencia de padecer un tumor cerebral.

«Nuestro estudio amplía de forma considerable el conocimiento actual, al revelar la base neuronal de los estilos cognitivos y emocionales que caracterizan la espiritualidad de cada persona», indican los investigadores.

«Nuestro estudio sobre la localización de los síntomas y las lesiones es la primera demostración de que existe una relación de causalidad entre el funcionamiento del cerebro y la ST», comentó el Dr. Urgesi. «El daño sufrido por las zonas parietales posteriores provocó cambios anormalmente rápidos de una dimensión de personalidad estable relacionada con una conciencia autorreferente transcendental. Por esta razón, puede que una disfunción de la actividad neuronal parietal sea responsable de la alteración de los comportamientos religiosos y espirituales y de la actitud ante ellos.»

Los investigadores indican que el nivel de ST parece estar determinado al menos en parte por nuestros genes y que se encuentra alterado en pacientes con esquizofrenia y otros trastornos mentales. «La exploración de los efectos de las lesiones cerebrales sobre dimensiones complejas de la personalidad, como la ST, puede esclarecer la interacción que se produce entre factores genéticos y ambientales y que motiva una alteración de nuestros perfiles espirituales. Además, dicha exploración puede ayudarnos a comprender la función que desempeñan las diferencias de cada individuo en las enfermedades mentales», sugieren.

En último término, estos hallazgos pueden dar lugar a tratamientos nuevos contra ciertas enfermedades mentales. «Si un rasgo de la personalidad estable como la ST puede sufrir cambios rápidos como consecuencia de una lesión cerebral, quiere decir que al menos algunas dimensiones de la personalidad podrían modificarse si se influye en la actividad neuronal de áreas concretas del cerebro», afirmó el Dr. Salvatore Aglioti de la Universidad Sapienza de Roma (Italia). «Es posible que métodos nuevos dedicados a la modulación de la actividad neuronal abran paso a tratamientos novedosos contra los trastornos de la personalidad.»

Fuente: Cell Press (Neuron)

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba