Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Una recuperación más rápida para las víctimas de quemaduras gracias a una investigación comunitaria [Imprimir en PDF] [Imprimir en RTF]

Las víctimas de quemaduras experimentarán procesos de recuperación más rápidos gracias a la labor de un grupo de investigadores europeos que ha identificado las bacterias u hongos dañinos que pueden alojarse en las zonas afectadas, provocan infecciones y ralentizan la cicatriz...
Una recuperación más rápida para las víctimas de quemaduras gracias a una investigación comunitaria
Las víctimas de quemaduras experimentarán procesos de recuperación más rápidos gracias a la labor de un grupo de investigadores europeos que ha identificado las bacterias u hongos dañinos que pueden alojarse en las zonas afectadas, provocan infecciones y ralentizan la cicatrización. El apoyo comunitario a este estudio provino del proyecto WOUNDMONITOR («Sistema móvil para la observación no invasiva del estado de heridas»), que recibió 1,67 millones de euros a través del área temática «Tecnologías de la sociedad de la información» (TSI) del Sexto Programa Marco (6PM).

Hasta ahora, los médicos dependían de análisis microbiológicos que tardaban días en realizarse para identificar las bacterias responsables de una infección. Ahora investigadores de Alemania, Italia, Lituania y Reino Unido, dirigidos por un equipo de la Escuela de Ingeniería Química y Ciencia Analítica de la Universidad de Manchester, han desarrollado un pequeño dispositivo electrónico capaz de detectar la presencia de bacterias en pocos minutos.

Para ello, el dispositivo identifica las cantidades ínfimas de gases que éstas generan en pacientes en estado crítico afectados por quemaduras, úlceras cutáneas crónicas o heridas graves. Identificar correcta y rápidamente la bacteria en cada caso es literalmente vital, pues hasta entonces los facultativos no pueden escoger el tratamiento adecuado.

Desde siempre se ha enseñado a los estudiantes de medicina a reconocer las infecciones bacterianas por su olor característico De manera similar, el instrumento desarrollado por el equipo de WOUNDMONITOR detecta distintos tipos de bacterias en función del olor que desprenden los gases volátiles generados por las mismas. En primera instancia, los científicos identificaron tres tipos principales de bacterias que representan alrededor del 80% de las infecciones bacterianas encontradas en las quemaduras: estafilococos, estreptococos y pseudomonas. A continuación identificaron las sustancias químicas volátiles que emiten estas bacterias al reproducirse.

Con esa información, el equipo diseñó un instrumento (del tamaño aproximado del papel formato A4) compuesto por ocho sensores de gases. El patrón de las respuestas de los sensores representa las características de las sustancias químicas presentes, que permiten identificar a las bacterias.

Este instrumento, complejo pero muy compacto, se ha probado en un hospital de Manchester (Reino Unido) y también en un hospital regional de Kaunas (Lituania). Según los investigadores, los resultados obtenidos durante estas pruebas han sido tan satisfactorios que varias empresas privadas han manifestado ya su interés en el proyecto y ya hay en marcha negociaciones para permitir el uso del instrumento con fines comerciales.

Cuanto antes se diagnostiquen las infecciones, antes se puede tratar a los pacientes, lo cual a su vez acorta el período de permanencia en el hospital y el coste correspondiente. Además, el diagnóstico y el tratamiento tempranos de las infecciones en los pacientes quemados son fundamentales para que éstos se recuperen con rapidez. Se calcula que cada año 6 millones de personas padecen quemaduras en todo el mundo, y en la UE se producen anualmente más de 4.000 defunciones por accidentes relacionados con fuego. Son muchos miles más las personas ingresadas para recibir tratamiento por quemaduras. En la Unión Europea, la mayoría de las quemaduras se producen en el hogar o en el trabajo y son especialmente frecuentes en grupos vulnerables como los ancianos y los niños. En efecto, los niños menores de 4 años y los adultos mayores de 60 tienen más probabilidades de sufrir complicaciones y muerte como consecuencia de quemaduras graves.

«Cada verano vemos imágenes de personas con gravísimas heridas provocadas por accidentes domésticos o incendios forestales», declaró Neelie Kroes, Vicepresidenta de la Comisión Europea responsable de la Agenda Digital. «Gracias a la financiación de la UE, la tecnología desarrollada por WOUNDMONITOR acelerará el diagnóstico y ayudará a los médicos a prescribir más rápidamente el tratamiento adecuado.»
Fuente: Comisión Europea

Información relacionada

Número de registro: 32533 / Última actualización el: 2010-09-17
Categoría: reportSummary
Proveedor: ec