Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Innovaciones en sistemas de propulsión híbridos ponen el listón más alto en el sector

Los esfuerzos paneuropeos realizados en el proyecto ECOCHAMPS han dado lugar al desarrollo de cinco vehículos híbridos que generan menos emisiones de carbono y al mismo tiempo poseen mayor eficiencia y cuentan con sistemas de propulsión más ligeros y menos voluminosos.
Innovaciones en sistemas de propulsión híbridos ponen el listón más alto en el sector
Los vehículos eléctricos se consideran en la actualidad la piedra angular de la movilidad urbana del futuro, lo cual no debe hacernos olvidar que sus homólogos híbridos también tienen futuro, y ese futuro es ahora. Dos inconvenientes aún no superados por los vehículos eléctricos son la autonomía y la ausencia de infraestructuras de recarga, por lo que es probable que los híbridos se conviertan en la opción ideal para aventurarse más allá de los límites urbanos, siempre y cuando se desarrollen sistemas de propulsión fáciles de integrar y rentables para este tipo de vehículos.

El proyecto ECOCHAMPS (European COmpetitiveness in Commercial Hybrid and AutoMotive PowertrainS) se creó con este objetivo en mente. Desde mayo de 2015, el consorcio compuesto por veinticinco miembros —entre los que se encuentran constructores de vehículos ligeros y pesados como FIAT, Renault, Daimler, Iveco, MAN y DAF Trucks— ha estudiado tecnologías con las que mejorar la eficiencia de los sistemas de propulsión en hasta un 20 %, reducir el peso y el volumen en hasta un 20 % y, en términos generales, lograr que los vehículos híbridos sean más rentables.

Los resultados del proyecto —que incluyen un sistema modular y un marco de estandarización para componentes y auxiliares de los sistemas de propulsión eléctricos híbridos para vehículos comerciales (disponibles en el sitio web del proyecto), un conjunto de componentes eléctricos para sistemas de propulsión híbridos y transmisiones optimizadas— se han demostrado en dos vehículos ligeros y tres comerciales al nivel de preparación tecnológica siete (TRL 7, por sus siglas en inglés). Estos vehículos son un FIAT 500X, un Renault Megane, un camión comercial de peso medio, un autobús urbano y un tractor pesado.

Guus Arts, coordinador del proyecto para DAF Trucks, habla sobre sus resultados y su importancia para el futuro de la movilidad en Europa.

¿Cuál considera que es el camino a seguir en la innovación en cuanto a sistemas de propulsión?

Los sistemas de propulsión actuales basados en motores de combustión ya son muy eficientes. Es prácticamente imposible mejorarlos sin añadir tecnologías nuevas como, por ejemplo, máquinas eléctricas en el caso de los sistemas de propulsión híbridos.

¿Qué ventajas ofrecerían estos sistemas de propulsión híbridos?

Los sistemas de propulsión híbridos, como los desarrollados en el proyecto ECOCHAMPS, pueden servirse de energía eléctrica ecológica (producida localmente), presentar una capacidad de conducción con cero emisiones en zonas urbanas y conservar su autonomía en viajes más largos. Es más, actualmente su coste es mucho más atractivo en comparación con los vehículos de baterías completamente eléctricos, dado el tamaño más pequeño y optimizado de su batería.

¿Puede hablarnos acerca de la tecnología desarrollada?

Los vehículos desarrollados en ECOCHAMPS comparten un rasgo: combinan motores de combustión de gran eficiencia con un conjunto de motor eléctrico y batería del tamaño perfecto. Además, los tres vehículos pesados creados durante el proyecto utilizan componentes eléctricos híbridos estándar que se basan, en la medida de lo posible, en tecnología de automoción de vehículos de transporte de viajeros. Es más, los estándares propuestos por el proyecto, que contribuyen a lograr un desarrollo rentable de componentes híbridos, están a disposición de la industria automovilística europea, organismos de estandarización y sus comités técnicos.

En el proyecto se trabajó en cinco vehículos de demostración distintos. ¿Cómo se eligieron?

La diversidad de aplicaciones fue uno de los criterios fundamentales a fin de asegurar la máxima transferencia de conocimientos entre los distintos segmentos del sector. También quisimos mostrar las distintas formas en las que un sistema de propulsión híbrido enchufable puede definirse y optimizarse para ajustarse a las necesidades del usuario final.

En su opinión, ¿cuáles son los resultados más importantes de estas demostraciones?

Sin duda el aumento de la eficiencia de los sistemas de propulsión, las mejoras en la funcionalidad de los vehículos y el menor coste de los sistemas de propulsión. Esto último se debe, en parte, a que los sistemas de propulsión se basan en especificaciones óptimas en general, en la estandarización en la medida de lo posible y en el uso de la tecnología de los turismos para vehículos pesados en particular.

¿Cuáles son sus expectativas en términos de rendimiento y su impacto ambiental?

Los vehículos híbridos eléctricos enchufables deben diseñarse para satisfacer las necesidades de los clientes finales. En el caso de los vehículos híbridos de ECOCHAMPS, su rendimiento general debe mejorarse para que se adapten a las necesidades de los clientes, tal y como se definió al comienzo del proyecto. Por tanto, los vehículos deben ofrecer toda la autonomía eléctrica necesaria para las distancias de utilización deseadas en zonas urbanas y ejercer un impacto positivo en la calidad del aire con el menor coste posible.

En los casos en los que el vehículo se conducirá casi exclusivamente en ciudad, será más aconsejable optar por un vehículo completamente eléctrico. Pero los vehículos desarrollados en el proyecto ECOCHAMP han aumentado su funcionalidad para permitir su utilización en entornos urbanos y extraurbanos, lo cual ofrece flexibilidad a sus usuarios.

¿Cómo se plantean continuar con el proyecto y en particular en lo relativo a su comercialización?

Es complicado hablar de fechas concretas cuando se trata de la comercialización. Los sistemas de propulsión de ECOCHAMPS se están desarrollando a un TRL 7, por lo que el proyecto puede considerarse como un paso más hacia su venta comercial, lo que significa que las propuestas de sistemas de propulsión podrían comercializarse a medio plazo.

Pero las lecciones aprendidas en el proyecto van más allá de los demostradores tecnológicos. La experiencia obtenida y los nuevos estándares y procesos ideados en el proyecto ya se están aprovechando en la nueva ronda de actividades de desarrollo de vehículos.

Fuente: Entrevista publicada en la Revista Research*eu n.º 77

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba