Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

El progreso de SHDS: defensas más resistentes contra terremotos

Para mitigar la destrucción provocada por los terremotos, se ha trabajado en el desarrollo de materiales de construcción que se adaptan a las vibraciones sísmicas y que ponen el énfasis en el rendimiento en lugar de en la pura resistencia. El proyecto SHDS (Seismic-resistant Highly Deformable Structures) se puso en marcha en 2015 para desarrollar materiales de construcción basados en hormigón reforzado de alta deformabilidad (HDC), un material que incorpora partículas de goma procedentes de neumáticos usados diseñado por otro proyecto financiado con fondos europeos titulado ANAGENNISI.
El progreso de SHDS: defensas más resistentes contra terremotos
SHDS creó vigas de acoplamiento diseñadas para ser el primer elemento del edificio en absorber daños sísmicos para de este modo proteger el resto de la estructura. Su diseño facilita su sustitución, lo cual reduce los costes de reparación y acelera la reocupación de los inmuebles.

El año pasado, el Dr. David Escolano, coordinador del proyecto, beneficiario de una beca Marie Curie y ahora en el Departamento de Ingeniería Mecánica de la Universidad Politécnica de Madrid, declaró que el equipo había comprobado más de trescientos cubos y cilindros antes de dar con la mezcla óptima capaz de resistir cargas similares a los componentes tradicionales pero con una capacidad de deformación cuatro veces superior. Entonces, los frutos del proyecto aún no estaban listos para su comercialización, pero la investigación siguió su curso.

En una entrevista reciente para «Tras la pista de...» el Dr. Escolano señala que «las innovaciones en el sector de la construcción, y más en concreto en cuanto a ingeniería estructural, son difíciles de poner en práctica, dado que estamos hablando de la integridad estructural de edificios e infraestructuras». En la práctica, esto implica un riguroso proceso de pruebas «con el que dar respuesta a cuestiones críticas como la durabilidad, la unión, el rendimiento a largo plazo —incluida la deformación por fluencia lenta y fatiga— y la respuesta a actos accidentales como incendios o impactos», explica el Dr. Escolano.

En este sentido, el equipo trabaja en el análisis de los datos extraídos de las pruebas, los cuales les permitirán, en palabras del Dr. Escolano, «desarrollar modelos analíticos y numéricos constitutivos de HDC y optimizar el diseño de elementos de alta deformabilidad». De este modo se generarán los datos fundamentales para la creación de directrices, las cuales nutrirán los estándares y códigos de construcción que deben desarrollarse en paralelo a cualquier tipo de materiales y tecnologías de ingeniería nuevos.

El Dr. Escolano concluye que para avanzar entretanto hacia su comercialización «estamos difundiendo nuestros resultados en foros profesionales y hemos encontrado que existe un gran interés por parte de científicos e ingenieros, lo cual nos invita a trabajar por su comercialización». Así que mientras que aún tardaremos en ver su comercialización, se ha alcanzado un progreso definitivamente positivo desde que concluyó el proyecto SHDS.

Fuente: Publicado en la revista Research*eu n.º 77

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba