Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un videojuego cognitivo para aumentar la inteligencia de los futbolistas

En un partido de fútbol, los jugadores más inteligentes (y victoriosos) son los que demuestran mayor habilidad para encontrar espacios donde no parecía haberlos, prever la colocación futura de los demás jugadores y tomar decisiones con rapidez. La tecnología IntelliGym de ACE tiene el propósito de ayudar a producir a raudales esas figuras tan inusuales.

Economía digital

Indudablemente, los mejores futbolistas son los que reúnen una gran técnica, físico, táctica e inteligencia para el juego. Y si bien los mejores jugadores del mundo tienen a su disposición preparadores físicos profesionales y especialistas en dietética para que les ayuden con las tres primeras habilidades, no se dispone de ninguna herramienta eficaz para mejorar su inteligencia para el juego. Sencillamente, se considera que esta última es una aptitud innata. Applied Cognitive Engineering (ACE), una pyme israelí, se ha propuesto desmentir esa creencia. Sus fundadores piensan que en realidad la inteligencia para el juego es una habilidad más que se puede desarrollar con el entrenamiento adecuado. Por eso crearon Football IntelliGym, un software complejo de entrenamiento del cerebro pensado para deportistas de competición en formato de videojuego y que ha sido posible en parte gracias a la financiación otorgada por la UE al proyecto BRAINPEER. «Football IntelliGym trabaja las habilidades cerebrales que guardan mayor relación con el rendimiento del futbolista», explicó Danny Dankner, director general de ACE. «Entre ellas cabe mencionar la conciencia del entorno, la capacidad de previsión, la habilidad de encontrar huecos o crearlos, las transiciones rápidas y eficaces, el posicionamiento y la planificación, es decir, la capacidad de saber qué hacer con el balón antes siquiera de recibirlo. Estas habilidades se pueden entrenar para lograr decisiones mucho mejores, menos errores y también menos lesiones». Football IntelliGym se fundamenta en una noción de entrenamiento ya patentada y llamada «simulación cognitiva» (Cognitive simulation) que, según aseguró Dankner, es la única tecnología existente que se ha demostrado que mejora el rendimiento de los futbolistas en el campo. Ya en las décadas de los años ochenta y noventa se aplicó esa noción en la Fuerza Aérea israelí, a raíz de lo cual se mejoró el rendimiento de los pilotos en más de un 30 %. Más recientemente, también se ha aplicado a jugadores de baloncesto de la NCAA y a jugadores de la selección nacional de hockey sobre hielo de los Estados Unidos. La preparación del tratamiento es bien sencilla: basta con tener un ordenador conectado a internet. «Los jugadores participan en un programa similar a un videojuego durante treinta minutos, dos veces a la semana, sea en su club o desde casa —explicó Dankner—. El juego se adapta automáticamente a las necesidades de cada jugador, mientras que su entrenador recibe informes periódicos sobre sus progresos. Las pruebas realizadas con jugadores de la Universidad Deportiva de Colonia y la Universidad Libre de Ámsterdam han demostrado una mejora notable en el campo, en cuanto a la eficacia de las decisiones tomadas, en comparación con el grupo de control, y los resultados se apreciaron al cabo de dos o tres meses». Posibilidades comerciales inmensas La financiación de la UE, concedida con arreglo a la fase 2 del instrumento dedicado a las pymes de Horizonte 2020, fue determinante para elaborar y probar Football IntelliGym, ya que ayudó a ACE a adaptar su tecnología al fútbol y también a realizar estudios de eficacia, los cuales indicaron una mejora del 20-30 % en el rendimiento de los futbolistas de cinco destacados clubes europeos. También se efectuaron amplios ensayos en campo con la participación de más de seis centenares de futbolistas con el propósito de examinar la usabilidad del producto y recabar datos de índole comercial. Esos futbolistas se suman a los más de treinta mil deportistas que ya utilizan IntelliGym, de tal manera que se ha conformado la mayor base de datos del mundo sobre el rendimiento cognitivo de los jugadores y así ACE ha podido seguir perfeccionando el sistema. «Contamos con sistemas de mejora del rendimiento que se ofrecen a asociaciones y clubes de élite, e IntelliGym se ofrece tanto a clubes como a futbolistas que quieran elevar su nivel (mercado minorista). Las posibilidades son inmensas: en el mundo hay 265 millones de jugadores de fútbol, de los que 60 millones están en Europa», señaló con entusiasmo Dankner. El director general de ACE asegura que los resultados son «abrumadores», puesto que los clubes que han utilizado el sistema ya han decidido implantarlo plenamente en los años venideros, mientras que los propios jugadores han reconocido que los resultados en el campo se notan con gran claridad. «Pensamos que en el futuro serán rutinarias para los futbolistas las sesiones de entrenamiento del cerebro, igual que el entrenamiento físico. Nos proponemos que ese entrenamiento del cerebro tenga un coste asequible y sea accesible para futbolistas de todas las edades y categorías», añadió. Además de en incrementar el número de usuarios, ACE trabaja ya en otras aplicaciones extradeportivas. Dankner considera que el software creado por su empresa es aplicable a cualquier ámbito en el que se deban tomar decisiones bajo presión y manejar gran cantidad de información, desde la conducción de vehículos hasta la formación de primeros intervinientes, pasando por profesionales de la salud.

Palabras clave

BRAINPEER, fútbol, baloncesto, hockey, Israel, pyme, IntelliGym, inteligencia para el juego, entrenamiento del cerebro, software

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación