Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Investigación sobre las pilas de combustible en el marco del espacio europeo de investigación

Las pilas de combustible van ocupando un lugar cada vez más destacado en la agenda europea de investigación, debido al papel fundamental que se espera que desempeñen en los futuros proyectos de energía sostenible. Durante una conferencia celebrada hace poco en Bruselas, la C...

Las pilas de combustible van ocupando un lugar cada vez más destacado en la agenda europea de investigación, debido al papel fundamental que se espera que desempeñen en los futuros proyectos de energía sostenible. Durante una conferencia celebrada hace poco en Bruselas, la Comisión Europea marcó su creciente apoyo a la investigación sobre las pilas de combustible, al destacar cómo éstas pueden contribuir al cumplimiento de algunos objetivos comunitarios clave relacionados con el ahorro de energía y la reducción de la contaminación medioambiental provocada por las emisiones de dióxido de carbono. Al referirse a las perspectivas de las pilas de combustible en el marco del espacio europeo de investigación, el Comisario de Investigación, Philippe Busquin, manifestó: "Hoy en día, las pilas de combustible constituyen una esfera clave, ya que ofrecen una gran variedad de aplicaciones y cuentan con la flexibilidad necesaria para dar el paso de un sistema basado fundamentalmente en la energía fósil a una economía mixta que integre combustibles fósiles y no fósiles". "Cada vez es mayor el apoyo que la Comisión Europea brinda a esta tecnología, con el objeto de acelerar el paso a la comercialización de las tecnologías europeas que puedan satisfacer las necesidades de la industria y de los individuos, mediante el dominio de dos elementos fundamentales del problema: el coste y la vida útil de las pilas, y la selección del tipo de combustible". Desde el comienzo del IV Programa Marco, la investigación sobre las pilas de combustible ha recibido un promedio anual de 46 millones de euros. El 30 por ciento de esta cifra proviene de fondos comunitarios. A pesar de ser una dotación considerable, el señor Busquin señaló que no representa ni la mitad de la financiación asignada a este ámbito en EEUU y Japón. El Comisario de Investigación destacó la necesidad de mejorar la situación prevaleciente en el seno de la Unión y apuntó a la investigación sobre las pilas de combustible como un candidato ideal para la cooperación internacional en el marco de su iniciativa de espacio europeo de investigación. "La calidad de nuestros equipos de investigadores e ingenieros está fuera de duda", planteó. "El problema radica, sobre todo, en la segmentación de nuestros esfuerzos y recursos, en la falta de comunicación entre los sistemas nacionales de investigación y en las disparidades normativas y administrativas. Es fundamental poner fin a esta segmentación, para poder darle a la investigación europea el ímpetu que necesita y alcanzar una mayor coherencia en el espacio científico y tecnológico europeo". El señor Busquin preconizó el establecimiento de una red de proyectos de investigación nacionales y comunitarios que utilice cotas de referencia, de manera que los Estados miembros puedan servirse de ellas para medir su progreso. El Comisario predijo que el impacto de las pilas de combustible sería profundo e iría más allá de las fronteras. En su opinión, la selección de los combustibles y su repercusión sobre los sistemas de producción y distribución de energía justifican que se lleve a cabo una colaboración intensiva en el ámbito europeo. La cooperación podría lograrse de dos maneras: mediante la apertura de los programas nacionales de investigación a los investigadores de otros Estados miembros o a través del establecimiento de proyectos conjuntos, coordinados a nivel comunitario o nacional. El señor Busquin planteó además la opción de fomentar la cooperación con terceros países y destacó las posibilidades de colaborar con EEUU en la investigación sobre las pilas de combustible, gracias a la existencia de un acuerdo marco de cooperación científica y tecnológica entre la UE y EEUU, suscrito en 1997, y a un acuerdo de aplicación de IDT para la cooperación en el ámbito energético, que se prepara en estos momentos.