Skip to main content

Neanderthal and Modern Human Adaptations in Eastern Europe

Article Category

Article available in the folowing languages:

Desenterrar las migraciones que han forjado la historia de las poblaciones de Europa

El proyecto NEMO-ADAP, financiado por la Unión Europea, ha puesto en tela de juicio cuanto creemos saber acerca de la sustitución de los neandertales por el hombre moderno en Europa y ofrece pistas acerca de la resiliencia al cambio climático.

Cambio climático y medio ambiente
Sociedad

Dentro del campo de la investigación paleoantropológica, la sustitución de los neandertales y la transición del Paleolítico medio al Paleolítico superior son dos de los temas que suscitan un debate más intenso. Todavía no se ha logrado un consenso en cuanto a periodos de tiempo, escalas o secuencias. Además, la mayor parte de la investigación se ha centrado principalmente en las zonas del oeste, sur y centro de Europa. Para abordar algunas de estas incertidumbres y limitaciones, la Unión Europea financió el proyecto NEMO-ADAP, que centró su atención en la investigación del Paleolítico medio tardío y el Paleolítico Superior inicial en el oeste de Ucrania y Rusia. El proyecto tenía por objetivo dar respuesta a preguntas fundamentales acerca de las adaptaciones conductuales y culturales que hicieron posible la propagación del hombre moderno por Europa, si estas adaptaciones fueron exclusivas de los hombres modernos y cuáles eran las condiciones climáticas imperantes durante el periodo de dispersión. Hallazgos arqueológicos recientes y creación de conjuntos de datos Los miembros del proyecto NEMO-ADAP seleccionaron regiones de estudio en Ucrania y Rusia porque, tal y como explica el coordinador del proyecto, el Dr. Philip R. Nigst, «se caracterizan por largas secuencias de loess-paleosuelos con una elevada resolución paleoclimática, lo que proporciona un contexto climático fundamental en el que es posible situar la presencia de neandertales y de hombres modernos». Además, se conoce la presencia de restos relacionados con ambas especies en los yacimientos seleccionados. La metodología del proyecto fue muy interdisciplinar, al incluir a especialistas de los campos de la arqueología y la antropología, así como de la geología, climatología, mineralogía, estudios de datación (radiocarbono) y genética, conformando lo que el Dr. Nigst denomina «un modelo para proyectos similares». Si bien ya se habían llevado a cabo con anterioridad investigaciones interdisciplinarias, estas se limitaban a unos pocos yacimientos y también se aplicaban a una variedad de metodologías que, según resume el Dr. Nigst, «dieron lugar a conjuntos de datos con una calidad y una resolución variables». El equipo del proyecto NEMO-ADAP realizó prospecciones para localizar yacimientos nuevos a través de la aparición de útiles de piedra y fragmentos de hueso en las laderas de los valles. Una vez identificados, se creó una sección vertical para estudiar la sucesión de depósitos y recoger muestras para determinar la conducta de los neandertales y los hombres modernos, calcular edades y reconstruir el cambio medioambiental y climático que tuvo lugar en la Antigüedad. El equipo hizo una serie de descubrimientos ciertamente sorprendentes. Constataron que la primera aparición de seres humanos modernos y de tecnologías del Paleolítico superior en Europa oriental tuvo lugar en realidad dos mil años antes de lo que se pensaba. Como explica el Dr. Nigst, «Esto significa que hubo un solapamiento prolongado entre las poblaciones de neandertales y de seres humanos modernos en el este de Europa». Los análisis genéticos y de población también indican que el este de Europa fue probablemente colonizado por lo que el equipo del proyecto denomina «dispersiones rápidas en varias direcciones». Los miembros del proyecto también aportaron pruebas de la presencia de neandertales y seres humanos modernos en Europa oriental durante las fases climáticas más frías y áridas, mientras que antes se presuponía que solamente podía haber tenido lugar en fases climáticas más cálidas. Esto da constancia de la resiliencia al cambio climático por parte de ambas especies, aunque es improbable que hubieran utilizado las mismas estrategias de supervivencia. Una Europa caracterizada durante mucho tiempo por las migraciones Al ofrecer una mayor comprensión de las dinámicas de los movimientos poblacionales en la Antigüedad, de sus dispersiones y fusiones, el estudio tiene implicaciones en cuanto a nuestra percepción del modo en el que se forjó una identidad europea a través de su patrimonio genético y cultural. El Dr. Nigst profundiza en la cuestión al afirmar que «Pone de manifiesto que esta diversidad es esencial para nuestra supervivencia y prosperidad, algo especialmente importante a la luz de la creciente migración hacia Europa y dentro del propio continente». Por otra parte, el estudio arroja más luz sobre la respuesta de nuestra especie al cambio climático, además de nuevos conocimientos comparativos acerca del modo en el que otras especies estrechamente relacionadas (los neandertales) se desenvolvieron en circunstancias similares. Unos conocimientos que, si bien en este caso son específicos de Europa, tienen ramificaciones en diversas culturas de todo el mundo. Después de haber producido una gran cantidad de datos de alta resolución, los resultados del proyecto NEMO-ADAP se compararán con los de países centroeuropeos de un proyecto anterior, así como con patrones de sustitución del neandertal por parte del hombre moderno descritos por otros equipos de investigación en diversas partes de Europa y Asia occidental.

Palabras clave

NEMO-ADAP, sustitución de neandertales, hombre moderno, transición del Paleolítico medio al Paleolítico superior, migración, resiliencia al cambio climático, dispersión de la población

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación