Skip to main content

Demonstration of innovative solutions for
Reuse of water, Recovery of valuables and Resource efficiency in urban wastewater treatment

Article Category

Article available in the folowing languages:

El dinero invertido en el tratamiento de las aguas residuales no se va por el desagüe

Científicos financiados con fondos europeos han desarrollado tecnologías capaces de convertir costosas plantas de tratamiento de aguas residuales en instalaciones de recuperación de recursos aumentando la eficiencia del tratamiento, así como el reciclaje y la recuperación de agua y materiales valiosos.

Cambio climático y medio ambiente

Científicos participantes en el programa R3WATER (Demonstration of innovative solutions for Reuse of water, Recovery of valuables and Resource efficiency in urban wastewater treatment) de la Unión Europea trabajaron con doce socios, algunos de ellos pymes, de siete países europeos con el fin de desarrollar tecnologías para hacer más eficiente el reciclaje de aguas residuales, recuperar materiales valiosos de los lodos y tratar los residuos farmacéuticos. Se desarrollaron o mejoraron doce tecnologías diferentes con vistas a modernizar las plantas de tratamiento. «La idea es ayudar a las plantas de tratamiento de aguas residuales a convertirse en una especie de centros de producción de energía, nutrientes y agua reutilizables, y que no sean solo unas plantas de tratamiento en las que se evitan las emisiones de aguas residuales», afirma el coordinador del proyecto, Uwe Fortkamp, del IVL, Instituto sueco de investigación medioambiental. Se llevó a cabo una demostración de muchas de las tecnologías en plantas de tratamiento de Suecia, España y Bélgica, y algunas de ellas ya están listas para comercializarse, según el Sr. Fortkamp. Por ejemplo, Innowatt, un dispositivo desarrollado por uno de los socios del proyecto, el Instituto Catalán de Investigación del Agua, utiliza software para recopilar datos históricos y en tiempo real sobre las pautas de consumo de energía en una planta con el objetivo de optimizar la potencia contratada y ahorrar dinero. Reutilización del agua Los científicos del proyecto también desarrollaron un sistema de control automatizado para desinfectar el agua corriente en condiciones variables. Posteriormente, se puede reducir la cantidad de desinfectante, como el cloro, y tratamiento por radiación ultravioleta para evitar la sobredosificación, lo que en ocasiones puede dar lugar a subproductos, reduciendo los costes y la huella medioambiental. Los proyectos de demostración realizados en Suecia y España mostraron que el consumo de energía se reducía hasta en un 50 % durante el tratamiento con radiación ultravioleta gracias a este proceso registrado que recibe el nombre de «doscontrol», explica Klara Westling, investigadora en el IVL. Neutralizar la contaminación farmacéutica y microbiana Otra tecnología, un dispositivo «plug-and-play» totalmente automatizado y desarrollado en el marco del proyecto, emplea un programa informático para crear una huella dactilar dinámica basada en los contaminantes y residuos microbiológicos de las aguas efluentes. Cuando la huella dactilar se desvía, el sistema captura automáticamente una muestra de agua que se analiza para identificar patógenos, lo que proporciona un control constante y permite prescindir de tomar muestras y realizar pruebas. Aunque las consecuencias a largo plazo de la exposición a los residuos farmacéuticos para los ecosistemas y la salud de las personas todavía son desconocidas, el pulido mediante ozono elimina de forma segura la mayoría de residuos de fármacos presentes en las aguas residuales y desinfecta las bacterias y otros patógenos sin necesidad de llevar a cabo una identificación positiva rápida de cada uno de los contaminantes. El equipo del proyecto consiguió perfeccionar el tratamiento mediante ozono y el tratamiento con carbón activado para poder eliminar los residuos farmacéuticos y otros contaminantes prioritarios de una forma más económica, reduciendo la dosis de ozono utilizada al mínimo. Recuperar materiales valiosos En la actualidad, no existe ningún proceso eficiente en cuanto al uso de la energía, respetuoso con el medio ambiente y económicamente viable para eliminar y reutilizar las 9 637 000 toneladas de lodos de aguas residuales municipales que generan cada año los países de la UE. Esparcir los lodos por terrenos agrícolas es el método de eliminación más barato, pero «existen normativas muy diferentes acerca de la forma de gestionar los lodos, por lo que esta opción no es realizable en todos los países», explica el Sr. Fortkamp. El equipo del proyecto desarrolló una tecnología de tratamiento conocida como «carbonización hidrotérmica», o HTC, que mejora las propiedades de deshidratación de los lodos y permite recuperar materiales valiosos, como fosfatos, al tiempo que produce biocarbón o carbón activado de alta calidad capaz de mejorar el suelo. Al evaporarse una menor cantidad de agua, se utiliza menos energía durante el secado térmico. La digestión descompone un tercio de la materia orgánica de los lodos, lo que contribuye a reducir aún más los costes de tratamiento. El fósforo se extrae como ácido fosfórico del lodo carbonizado tratado mediante HTC, que posteriormente se puede usar como combustible para la industria cementera.

Palabras clave

R3WATER, contaminación, agua, tratamiento de residuos, fósforo, reciclaje, productos farmacéuticos, eficiencia energética, contaminación, pulido mediante ozono, aguas residuales

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación