Skip to main content

INTELLIGENT VALVE FOR PERSONALIZED SAFETY AIRBAG

Article Category

Article available in the folowing languages:

Airbags inteligentes listos para su comercialización

El proyecto financiado con fondos europeos I-VALVE ha dotado de inteligencia a los airbags para que ofrezcan protección a medida y aumenten la seguridad de la conducción.

Transporte y movilidad
Tecnologías industriales

La capacidad para predecir un accidente y reaccionar adecuadamente en una fracción de segundo podría salvar muchas vidas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) cerca de 1,25 millones de personas mueren en accidentes de tráfico cada año, y entre veinte y cincuenta millones sufren lesiones no mortales. Con la ayuda de una subvención obtenida al amparo del Instrumento dedicado a las pymes (fase 1) de Horizonte 2020, la empresa española Magom ha dado los pasos necesarios para resolver esta situación inaceptable dotando a los airbags de inteligencia artificial (IA). Una válvula especial tiene en cuenta la velocidad, la situación del pasajero y su altura en el punto de colisión. La tecnología también es capaz de modificar automáticamente la tensión del cinturón de seguridad y la intensidad de inflado del airbag. El proyecto tuvo como objetivo evaluar la viabilidad comercial de la tecnología. «Nos hemos puesto en contacto con varios clientes posible y tres han mostrado su interés en los resultados del proyecto», explica Antonio Rovira de Magom (España) y coordinador del proyecto I-VALVE (INTELLIGENT VALVE FOR PERSONALIZED SAFETY AIRBAG). «Uno de ellos es uno de los principales fabricantes de airbags con presencia en más de veinte países». Conducción más segura El airbag del conductor ya es una pieza integral del diseño de un automóvil. Este progreso fundamental en pos de la seguridad del conductor y los pasajeros ha salvado miles de vidas, pero también es capaz de provocar lesiones e incluso la muerte si no se instala o se usa adecuadamente. El proyecto I-VALVE se propuso estudiar las posibilidades comerciales de una membrana innovadora que pudiese programarse para ofrecer al conductor o el pasajero una protección adaptada a sus necesidades. «Desde que Mercedes-Benz presentara en 1981 el airbag del conductor se han introducido muchas mejoras», declara Rovira. «Entre ellas nuevas funciones y sensores para aumentar la seguridad». I-VALVE adopta esta vía e introduce la IA en el diseño de los airbags. «La inteligencia artificial ya se emplea en aplicaciones de conducción automática», indica Rovira. «Estimamos que podría utilizarse en los sistemas de seguridad pasiva en caso de accidente o preaccidente para tener en cuenta la velocidad, la situación del pasajero y su altura». Una tecnología de bajo coste La innovación principal de Magom es una válvula de silicio integrada en el airbag que modifica la reacción física del airbag en función de la situación. «Si el pasajero es una niña de treinta kilos, por ejemplo, un airbag se despliega completamente antes de alcanzarla, lo que implica que será demasiado duro cuando impacte contra él», explica Rovira. «Un hombre de ciento ochenta kilos, por otro lado, tardará menos en alcanzar el airbag en un choque, por lo que un airbag normal no estará suficientemente inflado en ese momento. Nuestra válvula contribuye a ajustar la función del airbag a la situación real sin sensores, software o partes móviles». Las demostraciones realizadas con el prototipo redujeron considerablemente los daños a los maniquíes. Otro valor añadido de I-VALVE es que supone una innovación de bajo coste a un problema económico y social importante. Esto debería ayudar a la empresa a comercializar su propuesta y garantizar su instalación en todo tipo de vehículos. «Nos hemos propuesto alcanzar el 6 % del nicho de mercado de los airbags frontales y laterales y lograr un beneficio anual de 5,4 millones de euros tras tres años de comercialización», afirma Rovira. «También deseamos aumentar la plantilla a veintiocho personas e introducirnos en el mercado estadounidense para 2022».

Palabras clave

I-VALVE, MAGOM, airbag, automóvil, vehículo, sensores, IA, inteligencia artificial, pyme, conducción

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación