Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Un estudio con ratones arroja luz sobre los trastornos de ansiedad

Según ha descubierto un equipo internacional de investigadores, un circuito del cerebro hace que los ratones sean propensos a la ansiedad. Estos hallazgos dan esperanzas con vistas a la creación de nuevas terapias para personas que padecen trastornos de ansiedad. Las persona...

Según ha descubierto un equipo internacional de investigadores, un circuito del cerebro hace que los ratones sean propensos a la ansiedad. Estos hallazgos dan esperanzas con vistas a la creación de nuevas terapias para personas que padecen trastornos de ansiedad. Las personas con trastornos de ansiedad tienden a interpretar las situaciones ambiguas como si fueran peligrosas. En este estudio, los científicos estudiaron ratones que carecían del receptor de serotonina 1A. Las células del cerebro utilizan la serotonina para comunicarse y ésta desempeña un papel importante en el desarrollo cerebral. Se descubrió que los ratones tenían problemas para procesar estímulos ambiguos y su reacción a ellos era de miedo patente. «En humanos, la serotonina está relacionada con trastornos como la depresión y la ansiedad y, al igual que estos ratones, los pacientes que sufren dichas dolencias reaccionan de forma exagerada ante situaciones ambiguas», comentó el investigador jefe, Cornelius Gross, del EMBL (Laboratorio Europeo de Biología Molecular). Más adelante se descubrió que la ausencia del receptor 1A había causado defectos en las conexiones de una región del hipocampo, una parte del cerebro conocida por su implicación en el aprendizaje y la memoria. «Al bloquear un circuito concreto del hipocampo se eliminaban las reacciones de pánico sólo ante señales ambiguas», explicó Theodoros Tsetsenis, del EMBL y uno de los autores de este estudio. «Esta ruta nerviosa debe estar implicada en el procesado y en la evaluación de la categoría de los estímulos. Al parecer provoca que los ratones interpreten las situaciones como peligrosas.» Este trabajo fue dirigido por la unidad de biología del EMBL en Italia y ha sido publicado en la edición digital de la revista Nature Neuroscience.

Artículos conexos