Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Nueva herramienta para la detección precoz del cáncer de mama

Un estudio financiado por la UE ha puesto a prueba una nueva técnica que podría usarse para la detección precoz del cáncer de mama. Científicos de Finlandia, Francia y Alemania se valieron de análisis de rayos X tridimensionales para conseguir una imagen de alto contraste y al...

Un estudio financiado por la UE ha puesto a prueba una nueva técnica que podría usarse para la detección precoz del cáncer de mama. Científicos de Finlandia, Francia y Alemania se valieron de análisis de rayos X tridimensionales para conseguir una imagen de alto contraste y alta resolución de la mama que muestra con extrema precisión los cambios del tejido, como los que puede causar un tumor. Sus resultados suponen una mejora considerable de la técnica de la mamografía. El cáncer de mama, que se forma en tejidos de la mama (por lo general en los conductos galactóforos y las glándulas de producción de leche), es el segundo tipo de cáncer más común después del cáncer de pulmón y la quinta causa más común de mortalidad por cáncer. Es bien sabido que la detección precoz del cáncer de mama está directamente relacionada con el éxito del tratamiento de la enfermedad. Los diagnósticos por mamografía y TC (tomografía computerizada) se suelen usar en casos de tumores en el pecho. Sin embargo, a menudo las imágenes resultantes no son claras: la mamografía por rayos X no permite identificar aproximadamente entre el 10 y el 20% de los cánceres de mama palpables. En el estudio actual se descubrió que es posible obtener imágenes más nítidas y de mayor contraste usando imágenes por TC de rayos X basadas en analizadores, de baja dosis y alta resolución espacial, también conocidas como ABI. Los investigadores examinaron un tumor de cáncer de mama humano extirpado. El tejido objeto de examen había sido invadido por un cáncer de crecimiento difuso llamado carcinoma lobular, la segunda forma más común de cáncer de mama. Frecuentemente, las mamografías y las ecografías no permiten apreciar la extensión de este tipo de cáncer. En este estudio se compararon imágenes ABI del tejido con imágenes obtenidas mediante mamografía diagnóstica, TC convencional e histopatología. El ABI proporcionaba una claridad excepcional, distinguiendo más microcalcificaciones (pequeños depósitos de minerales que indican la presencia de cáncer) que el resto de métodos de radiografía. Cabe destacar el buen resultado de ABI por lo que respecta a generar imágenes de alto contraste cuando el tejido es suave y las variaciones son sutiles. «Las calcificaciones y los pequeños detalles del tejido suave, que se encuentran en el límite de detección del contraste en las mamografías de diagnóstico, pueden verse con claridad en imágenes de rayos X planas basadas en analizadores», explicó Jani Keyriläinen del Hospital Central de la Universidad de Turku (Finlandia) y autor principal del estudio. «Si comparamos las imágenes con mamografías de rayos X e imágenes TC convencionales, podemos confirmar que ésta técnica funciona extremadamente bien.» La visualización se logró usando una dosis de radiación similar a la usada en un examen mamográfico ordinario y los investigadores calcularon que la resolución espacial de las imágenes era siete veces mejor que la lograda con un escáner TC convencional. Esta visibilidad superior lograda con ABI tiene implicaciones para el diagnóstico precoz del cáncer de mama. Sin embargo, es necesario seguir investigando para lograr que este valioso método de diagnóstico pueda emplearse en aplicaciones clínicas. El Dr. Alberto Bravin, de la Instalación Europea de Radiación Sincrotrónica, manifestó que «esta técnica no requiere instalaciones de radiación sincrotrónica sofisticadas y caras. [Sin embargo,] no sería viable usar tubos de rayos X, dado que los tiempos de exposición serían demasiado prolongados, algo incompatible con la práctica clínica.» El equipo de esta investigación espera que el desarrollo de fuentes de rayos X muy intensas y compactas permita el uso clínico de ABI. El Dr. Bravin comentó: «Con estas máquinas sería posible aplicar esta técnica en la práctica clínica y, de este modo, contribuir activamente a una detección más eficiente del cáncer de mama». Este estudio recibió apoyo de la UE mediante el proyecto PHASY («Phase analyzer system for novel imaging modalities»), que recibió financiación del programa horizontal «Incrementar el potencial humano de investigación y la base de conocimientos socioeconómicos» del Quinto Programa Marco (5PM).

Países

Alemania, Finlandia, Francia

Artículos conexos