Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

La tecnología de detección táctil da un paso adelante gracias a una rata robótica con bigotes

Para una rata, sus bigotes (o vibrisas) son un instrumento fundamental en su vida. Sin ellos, las ratas tendrían grandes dificultades para desplazarse por su entorno, orientarse e incluso mantener el equilibrio. Ahora unos científicos del Laboratorio de Robótica de Bristol (BR...

Para una rata, sus bigotes (o vibrisas) son un instrumento fundamental en su vida. Sin ellos, las ratas tendrían grandes dificultades para desplazarse por su entorno, orientarse e incluso mantener el equilibrio. Ahora unos científicos del Laboratorio de Robótica de Bristol (BRL), que es fruto de una asociación entre la Universidad del Oeste de Inglaterra - Bristol (UWE Bristol) y la Universidad de Bristol (UoB), en el Reino Unido, han creado una innovadora rata robótica denominada «SCRATCHbot» que es capaz de buscar y reconocer objetos haciendo uso de unos bigotes artificiales. SCRATCHbot forma parte del proyecto financiado con fondos comunitarios ICEA («Integración de la cognición, la emoción y la autonomía»), que pertenece al área temática «Tecnologías de la Sociedad de la Información» (IST) del Sexto Programa Marco (6PM). El proyecto dispone de una financiación de 5,8 millones de euros. ICEA, cuya conclusión está prevista para diciembre de 2009, se dedica al desarrollo de sistemas de inteligencia artificial inspirados en paradigmas biológicos. «Con el desarrollo de sensores que emulan bigotes controlados de forma activa y aplicados a máquinas inteligentes, nuestro proyecto ha alcanzado un hito importante», aseguró el profesor Prescott del Departamento de Psicología de la Universidad de Sheffield (Reino Unido). El profesor Prescott coopera con el BRL en el diseño de tecnologías táctiles artificiales para robots que esclarecerán el modo en que el cerebro humano controla los movimientos de los sistemas sensoriales. «Si bien existen ya robots dotados de sensores táctiles, hasta ahora no se había usado el tacto como sistema sensor principal», adujo. «Con el desarrollo de estos robots biomiméticos [es decir, que imitan la naturaleza], no estamos meramente diseñando dispositivos novedosos con detección táctil, sino que también contribuimos a comprender los aspectos biológicos de este tipo de detección.» Los científicos se decidieron a desarrollar esta innovadora tecnología tras observar la forma en que diversos animales se valen del tacto para explorar su entorno. Este sentido físico es extremadamente valioso para numerosas criaturas nocturnas (es decir, animales que están activos por la noche) cuya visión es limitada en la oscuridad y en espacios de poca iluminación. Las ratas son criaturas nocturnas por naturaleza y hacen uso de sus bigotes con gran destreza para explorar el medio que les rodea. Por medio de barridos rítmicos y precisos con sus bigotes, pueden determinar con exactitud la forma, posición y textura de los objetos que las rodean, según los investigadores. De esta forma, la información que recogen les sirve para formarse «mapas» de su entorno. Desde el punto de vista convencional, la visión es una capacidad fundamental para los robots cuando afrontan la tarea de identificar objetos. La nueva tecnología referida es extraordinaria en el sentido de que se basa exclusivamente en tecnología táctil sofisticada. Con ella, un robot es capaz de funcionar en espacios donde la visibilidad es nula, por ejemplo en habitaciones llenas de humo. «Durante mucho tiempo, la visión ha sido la modalidad sensorial biológica más estudiada por los científicos. Pero la detección activa por el tacto reviste gran interés para quienes estudiamos sistemas biológicos que podrían aplicarse en robótica», indicó el Dr. Tony Pipe, de la Escuela de Ingeniería Eléctrica e Informática de la UWE Bristol y el BRL. «Ciertos sistemas sensoriales como los bigotes de las ratas ofrecen ventajas particulares en este ámbito. Los sensores táctiles de los seres humanos, que se encuentran en las yemas de los dedos, son más vulnerables a padecer daños y lesiones que los bigotes», añadió. «Las ratas tienen la capacidad de valerse de sus bigotes aunque estos estén dañados. En teoría, si los "bigotes" de un robot se rompieran, sería fácil reemplazarlos sin que ello afectara a la totalidad del robot ni a sus costosos sistemas de ingeniería.» El futuro es prometedor. Los científicos afirmaron que esta nueva tecnología podría tener varias otras aplicaciones en medios donde la visibilidad es muy limitada. «Entre otras aplicaciones, esta tecnología podría incorporarse a robots que trabajen bajo tierra, bajo el mar o en entornos con gran condensación de polvo donde el sentido de la visión se vea limitado en gran medida», subrayó el Dr. Pipe. «Esta investigación se basa en trabajos anteriores nuestros sobre la exploración con bigotes.» SCRATCHbot se ha presentado en un taller internacional en el que se estudia la manera de que los robots ayuden a comprender la mecánica del cerebro.

Países

Reino Unido

Artículos conexos

27 Noviembre 2009