Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El enigma del metano marciano

Según una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria (EPSC), celebrado en Roma (Italia), el metano en la atmósfera de Marte dura menos de un año. El estudio, realizado por Sergio Fonti de la Universidad de Salento (Italia) y Giuseppe Marzo del ...

Según una nueva investigación presentada en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria (EPSC), celebrado en Roma (Italia), el metano en la atmósfera de Marte dura menos de un año. El estudio, realizado por Sergio Fonti de la Universidad de Salento (Italia) y Giuseppe Marzo del Centro de Investigación Ames de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de los Estados Unidos (NASA), también revela una intensa variación estacional y geográfica de los niveles de metano del Planeta Rojo. Los descubrimientos también plantean interrogantes sobre cuál es la fuente del gas y dónde va a parar. «En la atmósfera marciana sólo hay pequeñas cantidades de metano que proceden de fuentes muy localizadas. Examinamos si había cambios en las concentraciones del gas y descubrimos que existen variaciones estacionales y anuales», indicó el profesor Fonti. «La fuente del metano podría ser la actividad geológica o podría ser biológica, aún no podemos asegurarlo. Sin embargo, parece que la duración máxima del metano en la atmósfera marciana es de menos de un año.» La atmósfera de Marte contiene sobre todo dióxido de carbono (95%), nitrógeno (3%), argón (1,6%) y trazas de oxígeno y agua. La presencia de metano en la atmósfera de nuestro vecino planetario se detectó por primera vez en 2003, y el año pasado se obtuvieron pruebas de la existencia de un ciclo estacional en los niveles de metano. Para este estudio, el profesor Fonti y el Dr. Marzo analizaron datos del Espectrómetro de Emisión Térmica (TES) a bordo de la sonda Mars Global Surveyor entre julio de 1999 y octubre de 2004, que equivale a tres años marcianos. Su interés se centró en las características espectrales especiales del metano. Sus trabajos condujeron al descubrimiento de tres regiones en el hemisferio norte en las que la concentración de metano es notablemente superior: Tharsis y Elysium, las dos principales provincias volcánicas, y Arabia Terrae, que tiene gran cantidad de hielo subterráneo. La concentración de metano en el Planeta Rojo también varía con las estaciones. En el hemisferio norte los niveles de metano experimentan un máximo de 70 partes por mil millones y descienden bruscamente en invierno. Después vuelven a elevarse con lentitud en primavera y de nuevo se incrementan en verano. En la época estival la concentración de metano es mayor en el hemisferio sur. Los investigadores sospechan que podría deberse a la circulación natural atmosférica y esperan que las simulaciones informáticas confirmen este punto. «Es evidente que las concentraciones más elevadas se asocian con las estaciones más calurosas y con los puntos en los que las condiciones geológicas, y por tanto biológicas, son favorables, como por ejemplo en los que existe actividad geotérmica y gran hidratación», explicó el profesor Fonti. «La mayor cantidad de energía disponible en verano podría provocar la emisión de gases generados mediante procesos geológicos o brotes de actividad biológica.» Esto plantea dudas sobre el destino del metano. Ningún proceso fotoquímico es capaz de descomponer el gas con tanta rapidez, pero es posible que los procesos generados por vientos marcianos añadan oxidantes a la atmósfera y de esta forma el metano se absorba con mayor rapidez. En todo caso es necesario realizar más estudios para aclarar estos puntos. El EPSC es el encuentro de científicos planetarios más importante de Europa y su organización corre a cargo de la iniciativa EUROPLANET, financiada con fondos comunitarios mediante la partida presupuestaria «Infraestructuras de investigación» del Séptimo Programa Marco (7PM). Sus objetivos son reunir a la comunidad investigadora europea dedicada a la ciencia planetaria mediante actividades de creación de redes e investigación conjunta y también dar a investigadores acceso a laboratorios e instalaciones especializadas y a datos científicos, información y herramientas informáticas.

Países

Italia, Estados Unidos

Artículos conexos