Skip to main content

Controversies in Childbirth: from Epistemology to Practices

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un planteamiento innovador para proteger los derechos de las mujeres durante el parto

Los médicos y las comadronas a menudo no tratan a las mujeres como ciudadanos racionales durante el parto, de forma que les infligen traumas y violencia, revela una nueva investigación liderada por la Universidad de Oxford.

Sociedad
Salud

Según ha determinado una nueva investigación, las mujeres ven frecuentemente vulnerados sus derechos durante el parto e incluso sufren violencia a manos de los profesionales de la salud europeos porque, durante el parto, no se las considera racionales. Gracias al apoyo del programa de Acciones Marie Skłodowska-Curie, el proyecto VOICEs utilizó instrumentos de la filosofía para examinar por qué los médicos y las comadronas no logran ayudar a sus pacientes a pesar de sus buenas intenciones. «No bastará únicamente con decirles a los profesionales de la salud que escuchen más, que hagan participar a las mujeres, que garanticen que se escuchan a todas las mujeres», afirma Stella Villarmea, la profesora y filósofa que lideró la investigación en la Universidad de Oxford. «Necesitamos saber por qué se da esta situación antes de poder corregirla eficazmente». Villarmea concluyó que los filósofos, los juristas y los trabajadores sanitarios se ven influidos por estereotipos antiquísimos sobre el parto, los cuales permiten que la violencia en la sala de partos se considere normal. «Episiotomías o cesáreas innecesarias, exploraciones vaginales llevadas a cabo sin el consentimiento de la mujer, son ejemplos de violencia sistemática en países que se considera que tienen algunos de los mejores sistemas de salud del mundo», explica Villarmea. En el artículo publicado en el periódico español El País «¿Cuándo pierde una mujer el derecho a decidir cómo parir?», argumentaba que los derechos de una mujer también se vulneraron cuando un hospital pidió una orden judicial para obligar a inducir el parto a una mujer en su cuadragésima segunda semana de gestación a pesar de que no había ningún riesgo inmediato para el bebé.

Violencia habitual

Las Naciones Unidas consideran que la violencia obstétrica es un problema mundial, según se señala en el documento titulado «Enfoque basado en los derechos humanos del maltrato y la violencia contra la mujer en los servicios de salud reproductiva, con especial hincapié en la atención del parto y la violencia obstétrica». El Consejo de Europa, en la Resolución 2306/2019, concluyó: «La violencia obstétrica y ginecológica es una forma de violencia que ha estado oculta durante mucho tiempo y que todavía es ignorada demasiado a menudo». «No debería privarse tan burdamente a las mujeres embarazadas de su plena capacidad, tan solo porque entran en la sala de partos», afirma Villarmea, al explicar detalladamente por qué se da esta situación en el libro «Women’s birthing bodies and the law: unauthorised intimate examinations, power and vulnerability». Según Villarmea, tradicionalmente, la filosofía occidental se ha centrado poco en el nacimiento, en comparación con la muerte y la mortalidad, y subestima la capacidad de una parturienta de ser racional. En la cultura popular, las mujeres se representan llorando durante el parto debido a una falta de control, mientras que, de hecho, las clases prenatales les enseñan que los sonidos guturales pueden abrir el canal del parto. «Los documentales de naturaleza muestran a chimpancés apilando cajas para poder alcanzar plátanos como prueba de un proceso de aprendizaje, pero las decisiones que toma una mujer para ponerse en una buena posición para dar a luz se consideran simples instintos animales», señala Villarmea. Durante su investigación, Villarmea colaboró con académicos y profesionales de la salud del Centro de Colaboración para las Prácticas Basadas en Valores en la Asistencia Sanitaria y Social del St Catherine’s College de Oxford, la Facultad de Salud Comunitaria y Obstetricia con sede en la Universidad de Lancashire Central, y la Universidad de Southampton, poniendo los instrumentos de la filosofía a disposición de los profesionales en varios artículos, como el artículo «Barriers to establishing shared decision-making in childbirth: Unveiling epistemic stereotypes about women in labour», publicado en la revista «Journal of Evaluation in Clinical Practice». «La filosofía, a la que Platón llamó la “medicina para el alma”, puede utilizar su bisturí para revelar las teorías y prácticas que todavía oprimen y denigran a los cuerpos de las mujeres», afirma.

Palabras clave

VOICEs, filosofía, parto, derechos de las mujeres, violencia, episiotomías innecesarias

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación