Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Mantener alta la tasa de supervivencia de las ostras del Pacífico

Con el apoyo de la Unión Europea, unos investigadores han determinado las diferencias genéticas de algunas familias de ostras del Pacífico que presentan una mejor tasa de supervivencia ante un herpesvirus altamente contagioso, de modo que ahora la industria está más cerca de criar ostras del Pacífico resistentes a la enfermedad.

Alimentos y recursos naturales

La «Crassostrea gigas» («C. gigas»), habitualmente conocida como ostra del Pacífico, es la ostra más cultivada del mundo, por dos motivos: es fácil de cultivar y capaz de tolerar diferentes condiciones ambientales. Sin embargo, en las últimas décadas, la producción sostenible de este marisco de gran importancia comercial se ha visto amenazada en todo el mundo por una enfermedad infecciosa causada por el herpesvirus de los ostreidos tipo 1 (OsHV-1). Los científicos respaldados por el proyecto VIVALDI, financiado con fondos europeos, han logrado identificar diferencias genéticas en algunas familias de ostras del Pacífico que presentan resistencia al OsHV-1. Puesto que estas familias tienen una tasa de supervivencia mayor a la enfermedad, seleccionar miembros de ellas para engendrar la siguiente generación de ostras «C. gigas» podría servir para mejorar la supervivencia en caso de producirse un brote del OsHV-1.

El virus en acción

El OsHV-1 provoca una enfermedad vírica muy contagiosa, que aumenta la mortalidad de las ostras del Pacífico. Aunque las ostras adultas también pueden verse afectadas (con una tasa de mortalidad del 10 al 30 %), las más susceptibles son las jóvenes, cuya mortalidad puede llegar al 100 %. Según un artículo publicado en «The Fish Site», «el OsHV-1 puede infectar a otras varias especies de bivalvos —incluidos el mejillón atlántico, la ostra plana europea, la coquina y la vieira—, lo que demuestra la robustez y la adaptabilidad del OsHV-1 a una amplia gama de hospedadores y lo convierte en una gran amenaza una vez detectado en un organismo». El equipo de investigación utilizó muestras tomadas de una población de ostras «C. gigas» tras un brote natural de la enfermedad causada por el OsHV-1 en el mar. A fin de identificar los marcadores genéticos que afectan a la supervivencia de los bivalvos frente al virus, se tomaron muestras de tejido de ostras muertas y supervivientes en igual cantidad. Según el artículo: «Los mariscos seleccionados se genotiparon mediante una matriz de 40 000 polimorfismos de nucleótido simple (SNP, por sus siglas en inglés) (Thermo-Fisher, AXIOM). Se analizaron los datos (fenotipo y genotipo supervivientes) para detectar marcadores de SNP o "loci" de rasgos cuantitativos (QTL, por sus siglas en inglés) asociados a la supervivencia frente al OsHV-1, lo que dio lugar a la detección de dos regiones genómicas significativas». Se descubrió que dos marcadores genéticos explicaban en torno al 50 % de la variación genética para la supervivencia contra el OsHV-1 y, por tanto, podían ser útiles para que la industria mejore la supervivencia de las ostras del Pacífico a través de una mejor selección. Los marcadores genéticos identificados contra las enfermedades cardíacas y pancreáticas en el salmón atlántico de piscifactoría se han adoptado ahora como productos QTL en la industria pesquera del salmón. De igual modo, «los marcadores QTL identificados para la supervivencia frente al OsHV-1 albergan un gran potencial para la industria de la ostra del Pacífico», afirman los autores del artículo, el Dr. M. Luqman Aslam, de Nofima (Noruega), institución asociada al proyecto VIVALDI, y el Dr. Jean-Baptiste Lamy, del Ifremer, el instituto francés de investigación para el aprovechamiento del mar, coordinador del proyecto. El Dr. Lamy cree que «los resultados de este estudio sobre la variación genética, junto con los hallazgos de QTL, que explican amplias proporciones de la varianza genética, convencerán a las empresas de cultivo de ostras para que apliquen programas de cría diseñados con más esmero y prueben soluciones avanzadas —si bien relativamente exigentes en capital y eficientes—, como la selección asistida por marcadores o genómica», VIVALDI (Preventing and mitigating farmed bivalve diseases) se desarrolló a través de un consorcio de veintiún socios de diez países. El proyecto, de cuatro años de duración, finalizó en febrero de 2020. Para obtener más información, consulte: Sitio web del proyecto VIVALDI

Palabras clave

VIVALDI, ostra del Pacífico, ostra, «Crassostrea gigas», herpesvirus, OsHV-1, marcador genético