Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

El cambio climático como culpable de la pandemia de COVID-19

Unos investigadores respaldados por la Unión Europea afirman que un desplazamiento de la distribución mundial de los murciélagos debida al cambio climático podría ser la causa de los recientes brotes de coronavirus.

Cambio climático y medio ambiente
Salud

Los científicos creen que el coronavirus causante de la COVID-19 que actualmente afecta al planeta probablemente se originara en los murciélagos. Sin embargo, los murciélagos existen desde siempre, así que ¿por qué surge un brote ahora? En un estudio publicado en la revista «Science of The Total Environment» se culpa al cambio climático. Según el estudio, el cambio climático ha provocado un desplazamiento de la distribución mundial de los murciélagos. «La mayoría de las especies requiere que una zona ofrezca unas condiciones climáticas y ambientales concretas para ser un hábitat adecuado», explica el autor principal del estudio, el Dr. Robert Beyer, de la Universidad de Cambridge y el Instituto de Investigación sobre el Impacto Climático de Potsdam (Alemania), en una entrevista publicada en el sitio web «News Medical Life Sciences». «A medida que el cambio climático altera estas condiciones, la distribución geográfica de las especies se va desplazando y este hecho puede forzar que las especies desaparezcan de algunas zonas, al tiempo que permite que se expandan a otras», declara Beyer, cuya investigación contó con el apoyo del proyecto LocalAdaptation, financiado con fondos europeos. El equipo de investigación identificó las zonas en las que se estima que más han aumentado las especies de murciélagos debido al cambio climático. Entre ellas se encuentran regiones en torno a África Central, zonas dispersas de América Central y del Sur y un área extensa que abarca la provincia de Yunnan en el sur de China, Myanmar y Laos. En este último foco de diversidad es donde se cree que se originaron el SARS-CoV-2 y el SARS-CoV-1, el virus responsable del brote mundial de SARS en 2003.

El rol del cambio climático en los brotes de enfermedades

Cuando la distribución geográfica de una especie se desplaza debido al cambio climático, los virus que lleva con ella pueden acercarse directamente a los humanos o saltar a otras especies presentes en los hábitats invadidos. El cambio climático también afecta a la propagación de los virus, ya que las temperaturas más altas aumentan la carga vírica de algunas especies, lo que incrementa las posibilidades de que se transmitan virus. «Una temperatura del aire más elevada también puede aumentar la tolerancia de los virus al calor, lo que a su vez puede incrementar las tasas de infección, dado que uno de los sistemas de defensa principales de los organismos contra las enfermedades infecciosas es el aumento de su temperatura corporal», observa Beyer. En su estudio de la región en la zona sur de la provincia de Yunnan, los investigadores descubrieron que el cambio climático había provocado en la región una transición a gran escala de matorrales tropicales a sabanas tropicales y bosques caducifolios a lo largo de los últimos cien años. De este modo, se creó un entorno adecuado para muchas especies de murciélagos, lo que supuso un aumento estimado de unas cuarenta especies en la región. «Dado que cada especie de murciélago porta una media de 2,7 coronavirus, se corresponde con un aumento estimado del orden de 100 coronavirus transmitidos por murciélagos», señala Beyer. «Este aumento en el número de las especies de murciélagos probablemente creara nuevas oportunidades para la transmisión de virus entre especies, lo que podría haber aumentado la probabilidad de un contagio eventual a los humanos». El estudio apoyado por LocalAdaptation (Detecting Local Adaptation with Climate-Informed Spatial Genetic Models) destaca el posible vínculo entre el cambio climático y la aparición de los dos virus SARS-CoV. Beyer concluye: «Nuestro análisis es un primer paso para evaluar la posible contribución del cambio climático en la pandemia, no el último. Dicho esto, sabemos con seguridad que el cambio climático desplaza de forma significativa la distribución mundial de la fauna salvaje portadora de patógenos y que tal desplazamiento de la distribución de las especies puede tener un papel crucial en la transmisión y evolución de virus nocivos. Por tanto, es importante valorar el impacto del cambio climático también en el contexto de las enfermedades infecciosas emergentes y la salud pública mundial». Para obtener más información, consulte: proyecto LocalAdaptation

Palabras clave

LocalAdaptation, COVID-19, coronavirus, cambio climático, murciélagos