Skip to main content

Planetary Terrestrial Analogues Library

Article Category

Article available in the folowing languages:

Estudio de los minerales terrestres para conocer mejor los de Marte

El proyecto PTAL amplió considerablemente el conocimiento que se posee sobre la superficie de Marte gracias al análisis de análogos terrestres y experimentos de laboratorio. Su base de datos espectral contiene información sobre la mayoría de los minerales ya detectados en Marte y otros cuerpos planetarios.

Espacio

La Tierra está repleta de todo tipo de recursos magníficos y valiosos, lo que no significa que la superficie de otros planetas y cuerpos pequeños del sistema solar no despierten la curiosidad de la comunidad científica internacional. ¿En qué se diferencian estos planetas del nuestro? ¿Cuáles son los procesos físicos básicos que rigen su evolución? ¿Puede este conocimiento contribuir a comprender otros fenómenos que se producen en nuestro propio planeta? Estas son algunas de las muchas preguntas que la ciencia debe responder. En este campo de investigación tan activo, PTAL (Planetary Terrestrial Analogues Library) destaca por una contribución tan esencial como singular. Desde 2016, el consorcio del proyecto trabaja en la creación de una base de datos multiespectral que contiene datos sobre los muchos minerales detectados en Marte y en otros cuerpos planetarios. «Recopilamos materiales análogos terrestres y los caracterizamos con dos tipos de instrumentación: instrumentos de laboratorio precisos (idóneos para extraer datos mineralógicos y petrológicos, pero que no pueden incluirse en misiones espaciales) e instrumentos que se instalarán en futuros exploradores de Marte», explica Stephanie Werner, profesora de Geociencia de la Universidad de Oslo y coordinadora de PTAL. El proyecto, dedicado en concreto a Marte, no se detiene en el estudio de los minerales en un determinado momento, sino que tiene en cuenta su evolución mediante la investigación de los procesos de erosión en el planeta rojo. «Estos procesos se producen bajo condiciones fisicoquímicas distintas a las que existen en la Tierra debido a factores como que en la atmósfera domina el CO2, la ausencia de oxígeno y un rango de temperaturas distinto. Así que hemos imitado el proceso de alteración de los minerales en las condiciones de Marte en contenedores de reacción y descubrimos que las interpretaciones anteriores de cómo las rocas se transformaban en productos erosionados en Marte no son plausibles. Sabemos ahora que es necesario contar con otras interpretaciones», confiesa Werner.

Nuevos datos sobre la composición del suelo de Marte

La labor del proyecto podría ser fundamental para las futuras misiones a Marte, sobre todo en vista de la misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) ExoMars 2022 y su explorador Rosalind Franklin, el primero capaz de estudiar tanto la superficie como la subsuperficie de Marte. La composición exacta de las rocas primarias (flujos basálticos máficos o sedimentos volcanoclásticos ricos en silicio) y de las arcillas (vermiculitas del grupo de la mica o esmectitas) en el lugar de aterrizaje de la misión aún no se ha determinado y podría resultar fundamental de cara a dilucidar la naturaleza de antiguos paisajes hídricos. La investigación de PTAL es especialmente útil en este sentido, tal y como indica Werner. «Mediante la combinación de mediciones sobre ocurrencias naturales y en el laboratorio, PTAL ofrece datos fundamentales con los que evaluar el potencial de la conservación de la biofirma, interpretar la historia evolutiva geoquímica en función de la composición del material original y, sobre todo, definir qué medidas serán necesarias para desentrañar las distintascomposiciones posibles». Esta combinación de estudios de análogo natural planetario con experimentos de laboratorio es el punto fuerte de la base de datos del proyecto. La corteza más antigua de Marte, por ejemplo, está compuesta de varias capas, entre ellas carbonatos que no se encuentran en la Tierra. Hasta ahora, se pensaba que esto se debía a la erosión de las distintas capas de la roca madre, pero el equipo del proyecto demostró que, de hecho, son el resultado de la interacción de la roca con soluciones ácidas atmosféricas. En resumen, la biblioteca de PTAL es una plataforma de partida ideal para futuras investigaciones. Obtener información adicional sobre las condiciones medioambientales de Marte ofrecerá información científica sobre el clima, la evolución geológica y sus consecuencias para la evolución de la vida en otro planeta, pero sus resultados son también relevantes para el estudio de la evolución de la Tierra.

Palabras clave

PTAL, Marte, base de datos espectral, biblioteca, análogos de la Tierra, ExoMars

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación