Skip to main content

Achieving near Zero and Positive Energy Settlements in Europe using Advanced Energy Technology

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un enfoque colaborativo promueve asentamientos de energía neta cero

La población mundial en constante crecimiento requiere viviendas y comunidades con repercusiones ambientales mínimas. Una iniciativa financiada con fondos europeos ha desarrollado una tecnología que fomenta el desarrollo de edificios y asentamientos que tienen un consumo de energía neta cero.

Tecnologías industriales
Energía

La Unión Europea (UE), junto con muchos otros países, ha introducido normativas relativas al consumo de energía casi nulo para nuevos edificios con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Los edificios de energía neta cero o EEC pueden lograr un balance energético anual cercano a cero o positivo, gracias a una combinación de estrategias de ahorro de energía integradas en edificios y sistemas de generación de energía renovable. Sin embargo, a pesar de todos los motivos y beneficios asociados con la implementación de los EEC, aún existen obstáculos importantes que impiden su difusión por todo el mundo. Uno de los fundamentales es el alto coste de inversión, sobre todo en las primeras fases de la construcción. Además, muchos proyectos, especialmente los más pequeños, pueden encontrar dificultades para aplicar una normativa para EEC debido a la complejidad tecnológica y la falta de conocimientos y experiencia. El proyecto ZERO-PLUS abordó estos desafíos y creó una plan de acción destinado al diseño y la construcción rentables de nuevos edificios y asentamientos de energía neta cero. «ZERO-PLUS buscó desarrollar un método sostenible para construir comunidades de energía neta cero. Los objetivos específicos incluían reducir los costes iniciales de construcción en al menos un 16 % en comparación con los EEC convencionales y, al mismo tiempo, minimizar los costes del ciclo de vida», declara la coordinadora del proyecto, Margarita Assimakopoulos.

Aplicación de tecnologías de energías renovables

Un consorcio de treinta y dos socios de ocho países diseñó cuatro comunidades en Chipre, Francia, Italia y el Reino Unido, que abarcan regiones geoclimáticas, prácticas de construcción y antecedentes culturales diferentes. Los socios del proyecto desarrollaron metodologías y herramientas complementarias para proporcionar una solución global que elimine los escollos que se interponen a la construcción de nuevos asentamientos de energía neta cero residenciales. El consumo de energía a escala de asentamiento se logra utilizando energía renovable generada «in situ». Por lo tanto, se desarrollaron, probaron e implementaron tecnologías renovables y sistemas híbridos de energía renovable en los asentamientos del estudio práctico de acuerdo con las condiciones climáticas locales. «El método de ZERO-PLUS reunió a proveedores de tecnología, expertos y desarrolladores en eficiencia energética y energías renovables que trabajaron juntos desde la concepción del proyecto para optimizar el diseño del asentamiento de energía neta cero», explica Assimakopoulos. Las nuevas tecnologías incluyeron un sistema de ventilación con calefacción y aire acondicionado solar, un sistema combinado de calor y energía, un sistema de almacenamiento e inversor de energía, un sistema plurifuncional para integrar sistemas de generación de energía renovable en los tejados y su industrialización. Las tecnologías adicionales incluyeron paneles de aislamiento, baterías y un sistema de gestión de energía del edificio. Es importante destacar que la transición y la ampliación del edificio a la escala de comunidad pueden ayudar a superar la barrera de los costes a través de economías de escala, ya que los recursos energéticos y los costes de la tecnología se comparten entre todos los residentes.

Beneficios ambientales

Cambiar el enfoque de un solo edificio a un asentamiento completo permite aprovechar beneficios adicionales, como mejorar las condiciones del microclima exterior tanto para las áreas exteriores de la población como para los edificios individuales. Estos beneficios resultan de la mitigación de los efectos del efecto isla de calor urbano y otros fenómenos relacionados con el cambio climático y de la reducción de la demanda de energía de los edificios y las emisiones de CO2 asociadas. ZERO-PLUS ayudará a desarrollar un mercado para los asentamientos de energía neta cero en la UE que cumplan con la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios y, por lo tanto, cumplir con niveles de consumo de energía casi nulo. Según resume Assimakopoulos: «Las tecnologías innovadoras desarrolladas reducirán la barrera de costes que se interpone a la absorción por el mercado de dichos edificios al ser más asequibles que la tecnología vigente. Las tecnologías creadas y demostradas permitirán una aceleración significativa de la aceptación comercial de estos proyectos».

Palabras clave

ZERO-PLUS, energía renovable, edificio de energía neta cero, asentamiento de energía neta cero, energía neta cero, Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios, isla de calor urbano

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación