Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Embarcaciones más ecológicas y eficientes en consumo de combustible con una capa de aire

Un proyecto financiado con fondos europeos ha presentado una nueva tecnología de revestimiento bioinspirada para reducir las emisiones de la navegación marítima.

Transporte y movilidad
Cambio climático y medio ambiente

El transporte marítimo es el pilar fundamental del comercio mundial. Sin embargo, daña al medio ambiente con la emisión de unos 940 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera cada año. Un factor que contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero del sector del transporte marítimo es la biocorrosión: la acumulación de microorganismos, algas, plantas o pequeños animales marinos en el casco sumergido de la embarcación. Cuando se produce la biocorrosión en el casco de la embarcación, aumenta la resistencia al avance, lo cual puede suponer que la embarcación pierda velocidad o aumente el consumo de combustible (y, por lo tanto, de las emisiones) para mantener la velocidad. Una capa de biocorrosión de tan solo 0,5 mm que cubra únicamente la mitad del casco puede ocasionar que las emisiones aumenten en hasta un 25 %, una cifra que puede elevarse hasta el 55 % en condiciones más extremas, como cuando se produce capa ligera de balanos o gusanos de tubo. A pesar de que existen muchas estrategias diferentes para reducir tanto la biocorrosión como la resistencia al avance, la tecnología potencialmente revolucionaria del proyecto AIRCOAT, financiado con fondos europeos, combina ambas. AIRCOAT ha desarrollado una lámina nueva que crea una capa de aire pasiva para cascos de embarcaciones, la cual permite que sean más ecológicas y eficientes en consumo de combustible. La tecnología de lubricación pasiva por aire recubre el casco de la embarcación con una capa de aire fina y permanente cuando está sumergido en el agua. Eso reduce la resistencia al avance y, asimismo, se prevé que reduzca la biocorrosión, dado que los organismos no suelen establecerse en capas de aire. Además, el método no utiliza sustancias tóxicas para disminuir la biocorrosión, por lo que los productos químicos nocivos no se vierten en el agua.

Todo comenzó con un helecho

La tecnología de AIRCOAT se inspiró en «Salvinia molesta», un helecho acuático flotante que forma una capa de aire permanente en su superficie debajo del agua. «Resultó fascinante comprender el mecanismo, de qué modo la planta mantiene una capa de aire debajo del agua, y producir en nuestro laboratorio las primeras muestras artificiales que mantenían el aire; las cuales, de hecho, la siguen manteniendo incluso tras años debajo del agua», destaca el catedrático Thomas Schimmel del Instituto de Tecnología de Karlsruhe (Alemania), entidad socia del proyecto AIRCOAT, en una nota de prensa publicada en el sitio web de «Hellenic Shipping News». El equipo de AIRCOAT presentó los resultados finales tras cuatro años de investigación en la feria comercial de tecnología oceánica Oceanology International, celebrada en marzo de 2022 en Londres. Johannes Oeffner del Centro Fraunhofer de Logística y Servicios Marítimos (Alemania), entidad coordinadora del proyecto AIRCOAT, describe los logros del equipo en la nota de prensa: «Hemos desarrollado líneas de producción e instalaciones de pruebas, producido kilómetros de láminas, recubierto un buque de investigación, aplicado un parche de prueba en un portacontenedores, llevado a cabo una gran cantidad de cálculos y simulaciones, además de pasar muchas horas realizando experimentos relativos a la biocorrosión y la hidrodinámica». El pequeño buque de investigación en Malta y el portacontenedores en Rumanía se utilizaron en los dos experimentos efectuados en entornos marítimos reales a fin de conocer mejor la producción y la aplicación de superficies de retención del aire. El proyecto AIRCOAT (Air Induced friction Reducing ship COATing) también ha publicado un informe de políticas para hacer hincapié en la necesidad de medidas de reducción de la resistencia de las embarcaciones, para reducir las emisiones de la navegación marítima, y de ciclos de financiación que tengan en cuenta las condiciones de prueba del mundo real para la ecotecnología bioinspirada. El proyecto finalizó en abril de 2022. Para más información, consulte: Sitio web del proyecto AIRCOAT

Palabras clave

AIRCOAT, biocorrosión, embarcación, marítimo, emisiones, capa de aire, recubrimiento, casco

Artículos conexos