Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Cuando las placas continentales se desplazan con más lentitud

Nuevas pruebas señalan la ralentización del movimiento de las placas continentales como la causa de los mayores fenómenos volcánicos de nuestro planeta.

Cambio climático y medio ambiente

La historia geológica de la Tierra dista mucho de ser tranquila; está plagada de grandes fenómenos volcánicos que modificaron totalmente el entorno y el clima del planeta, y dieron lugar a una extinción masiva de especies. Sin embargo, ¿qué afectó a la aparición y duración de estos fenómenos volcánicos hace millones de años? Un nuevo estudio, apoyado en parte por el proyecto financiado con fondos europeos V-ECHO, sugiere que el motivo fue muy probablemente una ralentización del movimiento de las placas continentales. El estudio, publicado en la revista «Science Advances», muestra que un movimiento reducido de las placas permitió que el magma surgiera a la superficie de la Tierra, lo cual provocó fenómenos volcánicos que devastaron el planeta. Como consecuencia de la actividad volcánica, se intensificaron las emisiones de carbono a la atmosfera, calentando el clima terrestre y provocando cambios sin precedentes en los ecosistemas, lo cual, a su vez, causó la extinción de muchas formas de vida terrestre y marina.

Los secretos ocultos de un pozo galés

A fin de encontrar las respuestas, los investigadores estudiaron el Toarciano, una de las eras de la Tierra con los mayores cambios ambientales que tuvo lugar hace unos 183 millones de años. Examinaron las concentraciones de mercurio de depósitos de lodo procedentes de este período, obtenidos en un pozo situado en Gales (Reino Unido). Gracias a estos datos, pudieron vincular los intensos cambios climáticos y ambientales a una mayor actividad volcánica y a la emisión asociada de gases de efecto invernadero en el hemisferio sur. A continuación, los modelos de reconstrucción de las placas mundiales que creó el equipo permitieron la identificación del principal proceso geológico que probablemente controló la aparición y la duración de estos importantes fenómenos volcánicos. «Durante mucho tiempo, los científicos han pensado que el inicio del surgimiento de roca volcánica fundida, o magma, desde las profundidades del interior de la Tierra, en forma de plumas mantélicas, era el instigador de dicha actividad volcánica. Sin embargo, las nuevas pruebas demuestran que el ritmo normal de movimiento de las placas continentales, de varios centímetros al año, impide en la práctica que el magma penetre la corteza continental terrestre», afirma el doctor Micha Ruhl, autor principal del estudio, del Trinity College de Dublín (Irlanda) en una noticia publicada en «Newswise». «Parece que solo cuando la velocidad del movimiento de las placas continentales se reduce hasta casi cero, los magmas de las plumas mantélicas pueden llegar a la superficie. Ello provoca grandes e importantes erupciones volcánicas en las provincias ígneas, así como extinciones masivas y perturbaciones climáticas. Además, las evaluaciones adicionales muestran que una reducción del movimiento de las placas continentales probablemente controló el inicio y la duración de muchos de los principales fenómenos volcánicos a lo largo de la historia de la Tierra, lo que lo convirtió en un proceso fundamental en el control de la evolución del clima y la vida en la superficie de la Tierra a lo largo de la historia de este planeta». La investigación apoyada por el proyecto V-ECHO [Revealing hidden volcanic triggers for global environmental change events in Earth’s geological past using mercury (Hg)] proporciona información valiosa sobre uno de los principales procesos que afectan al sistema climático de la Tierra. El proyecto finaliza en noviembre de 2024. Para más información, consulte: Proyecto V-ECHO

Palabras clave

V-ECHO, Tierra, placa continental, fenómeno volcánico, movimiento de las placas, magma, clima, Toarciano