Skip to main content

Wide-Band, Self-Calibrating, CMOS-Integrated HALL Magnetometer for Current Sensing Applications

Article Category

Article available in the folowing languages:

Sensores sofisticados para mejorar el rendimiento de los motores

Algunos de los más recientes semiconductores ofrecen grandes posibilidades de aplicación a sensores de potencia que permitan controlar equipos motorizados grandes y pequeños. Gracias a ellos, mejorará la eficiencia y se ahorrará energía en toda una gama de dispositivos que emplean motores.

Tecnologías industriales

Los motores eléctricos, como los que se usan en los automóviles eléctricos o los que impulsan los dispositivos electrónicos, son la fuerza motriz de todo tipo de aparatos. Con el fin de asegurar un funcionamiento sin problemas y controlar con precisión la velocidad, la fuerza, la potencia y el gasto de energía, es necesario manipular estos motores con exactitud. Normalmente, estos motores se controlan mediante sensores que monitorizan la corriente eléctrica. La alta densidad de sensores que a menudo se requiere, junto con la presencia de inestabilidad en la temperatura, pueden causar estragos en estos sistemas, en especial en aplicaciones industriales. Para resolver este problema, el proyecto IHACS, financiado por la Unión Europea, está desarrollando sensores muy compactos y eficientes, y capaces de calibrarse por sí mismos. La tecnología de estos sensores descansa sobre estructuras de metal-óxido-semiconductor complementario (CMOS) y se basa en conductores innovadores creados hace un siglo por el físico Edwin Hall. Los nuevos sensores basados en semiconductores desarrollados por el equipo del proyecto no contienen elementos ferromagnéticos y no se ven afectados por fluctuaciones de la temperatura. El equipo del proyecto busca asegurar que los sensores funcionen en un entorno a cualquier temperatura y con una estabilidad garantizada entre -25 ºC y +150 ºC. Estos sensores se pueden montar mucho más cerca de los motores y equipos relacionados que los sensores actuales, lo cual permite reducir el tamaño de los dispositivos. En términos más técnicos, los nuevos sensores son capaces de realizar un filtrado mucho más sofisticado del campo magnético y de potenciar la sensibilidad. IHACS también trabaja en la integración de los nuevos sensores en chips muy pequeños, que permiten realizar una mejor captación espacial y reducir los costes y, además, son más fáciles de reproducir. Dentro del proyecto ya se ha desarrollado la versión final del sensor de tipo magnetómetro CMOS necesario para llevar a cabo esta iniciativa. Los sensores resultantes de la aplicación de esta tecnología permitirán que una enorme gama de equipos motorizados posea un funcionamiento más eficiente y económico.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación