Skip to main content

3D Flexible Probe for Deep Brain Stimulation and Recording

Article Category

Article available in the folowing languages:

Sondas para la detección de actividad cerebral profunda

La inserción de sondas a gran profundidad en el cerebro permitiría profundizar en la investigación de este órgano y estimular las prótesis neurales, pero presenta muchas dificultades. Un equipo europeo ha desarrollado una nueva neurosonda que permite realizar estimulaciones neurales y registrar información evitando los problemas derivados de la inserción.

Salud

El proyecto BRAIN TOUCH («Sonda flexible 3D para la estimulación cerebral profunda y el registro de información»), financiado por la UE, ha desarrollado una sonda flexible para la estimulación cerebral profunda y el registro de información (denominada DBSR) de última generación. Las neurosondas existentes hasta el momento solo permitían la estimulación y la captación de información en regiones corticales del cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos. Con el fin de desarrollar una sonda capaz de penetrar en profundidad en el cerebro, los investigadores utilizaron un método multidisciplinar consistente en una combinación de avances recientes en microelectrónica, materiales poliméricos, neurobiología, neurofisiología y neurocirugía. Los científicos de BRAIN TOUCH emplearon un modelo de ratón para medir determinadas respuestas psicológicas y de comportamiento. Además de las dificultades relacionadas con el desarrollo de la sonda, el equipo tuvo que afrontar el reto de reducir su escala diez veces para adecuarla a los roedores. De cara a la elección del polímero, se tuvo en cuenta que el material debería ir dispuesto alrededor de un núcleo interno rígido de silicio. El material escogido, una poliimida, cumplió los requerimientos de bajo estrés interno y de absorción de agua. Los investigadores pusieron a punto un nuevo procedimiento de grabado en seco en la parte frontal del silicio con el fin de generar una estructura de dos niveles en el interior de la oblea semiconductora, compuesta por este material. Además, los científicos desarrollaron un nuevo sensor de medición de fuerza, cuya adición al sistema de cirugía estereotáxica permitió cumplir con todos los requisitos necesarios para el procedimiento de inserción de la sonda. Este sensor es capaz de transmitir información crucial acerca de las fuerzas de penetración previstas y los valores de deformación de los tejidos, basándose en parámetros de diseño tales como el ángulo de la punta, las dimensiones y la velocidad de inserción. El proyecto BRAIN TOUCH ha desarrollado implantes neurales tanto rígidos como flexibles. Estos avances suponen un importante paso adelante en la precisión de la implantación, reduciendo sus costes significativamente. Entre las potenciales aplicaciones de este dispositivo se incluyen la investigación de procesos fisiológicos y la reparación o la protección del sistema neuromuscular y el neurosensorial mediante prótesis neurales. El empleo de estas sondas podría permitir aliviar los síntomas de los pacientes con enfermedades como el Parkinson, los accidentes cerebrovasculares o la parálisis cerebral.

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación