Servicio de Información Comunitario sobre Investigación y Desarrollo - CORDIS

Mirando hacia un futuro en el que el deshielo de los aviones forme parte del pasado

Mediante el uso de la nanotecnología, un grupo de investigadores crea un nuevo material de recubrimiento de aviones que repele el agua y previene la formación de hielo.
Mirando hacia un futuro en el que el deshielo de los aviones forme parte del pasado
Cuando el hielo se acumula en la superficie de las aeronaves, altera los horarios de vuelos y deja a los pasajeros atrapados en los aeropuertos mientras esperan que se deshiele su avión. Sin embargo, una consecuencia todavía más grave y potencialmente mortal es la capacidad de obstaculizar gravemente el funcionamiento de las alas, los motores, las salidas de ventilación y otras partes vitales de la aeronave.

Por este motivo, se creó un consorcio internacional de investigación que abordará la difícil cuestión de la acumulación de hielo en las superficies de las aeronaves. Gracias al proyecto financiado con fondos europeos PHOBIC2ICE, los socios están trabajando en distintas técnicas que harán que los materiales de superficie sean hielofóbicos.

Materiales de recubrimiento que no admiten agua ni hielo

El actual problema de la acumulación de hielo radica en la naturaleza de las superficies de aluminio que permiten que las gotitas de agua se les adhieran. Por lo tanto, con un tiempo frío y húmedo, las partículas se pegan a la aeronave. Los investigadores se centran ahora en cómo evitar la formación de hielo aplicando materiales de recubrimiento superhidrofóbicos en las aeronaves. Su solución es un recubrimiento con nanopartículas que hacen que el aluminio repela el agua, con lo que se evita la formación de hielo.

«Las nanopartículas crean espigas y el aire queda atrapado entre ellas» explica Bartlomiej Przybyszewski, un científico de materiales de la empresa Technology Partners Foundation, que coordina el proyecto. El aire evita que el agua penetre, de forma que esta simplemente se escurre por la superficie.

Al desarrollar su tecnología innovadora, los investigadores se inspiraron en la naturaleza. Concretamente, el secreto está en las hojas de la planta de loto, cuya superficie nanoscópica no les permite mojarse (de hecho, ¡ni ensuciarse!).

Ensayos de superficies en túneles de viento

Los científicos están probando también la eficacia del recubrimiento mediante un túnel de viento helado. Al simular las malas condiciones meteorológicas en el túnel, los investigadores pueden ver cómo se forma el hielo en las superficies de las aeronaves. Se crea una nube de hielo dentro del túnel pulverizando agua en él. El agua se enfría por debajo del punto de congelación, sin estar helada y luego cae sobre la superficie del avión, donde se congela con el impacto.

Sin embargo, no solo se debe tener en cuenta el hielo. El científico de materiales Elmar Bonaccurso de Airbus Central R&T describe lo que pretende el equipo: «Como empresa, debemos asegurarnos no solo de que estos recubrimientos sean efectivos contra el hielo, sino también que resistan agentes atmosféricos como la arena, si queremos volar a través de una tormenta de arena, la lluvia, si queremos atravesar las nubes, y los rayos ultravioletas».

Los logros del proyecto representan un paso positivo hacia la reducción del consumo de energía y el impacto medioambiental de los actuales procesos de deshielo. Los investigadores están trabajando para que los materiales de recubrimiento sean más duraderos y, por consiguiente, más rentables desde un punto de vista económico.

A través de sus logros, PHOBIC2ICE (Super-IcePhobic Surfaces to Prevent Ice Formation on Aircraft) está avanzando hacia un futuro en el que los frecuentes procedimientos de deshielo ya no serán necesarios en los aeropuertos. Esto ayudará a reducir costes, contaminación y retrasos en los vuelos.

Para más información, consulte:
Página web del proyecto PHOBIC2ICE

Fuente: Basado en información del proyecto y en artículos aparecidos en medios de comunicación

Información relacionada

Síganos en: RSS Facebook Twitter YouTube Gestionado por la Oficina de Publicaciones de la UE Arriba