Skip to main content

Article Category

Noticia

Article available in the folowing languages:

Novedades acerca de ABBI: se van a comercializar las exclusivas pulseras para niños con discapacidad visual

En el número 66 de la Revista Research*eu, nuestra sección especial se centró en diversos proyectos financiados con fondos europeos que se han esforzado enormemente por mejorar la vida de personas con discapacidad visual mediante soluciones tecnológicas innovadoras. El proyecto ABBI se incluyó en dicha sección por su pionero dispositivo, que ayudaría a niños con discapacidad visual a desarrollar una mejor orientación espacial. La coordinadora, la doctora Monica Gori, nos cuenta cuánto han avanzado en el camino hacia la comercialización desde la última vez que hablamos.

Economía digital

La pulsera con sonido para interacciones de discapacitados visuales (ABBI, por sus siglas en inglés) es un dispositivo pionero diseñado específicamente para niños, por lo que su sencillez era un factor fundamental: el dispositivo, que se coloca en la muñeca del niño y no es mucho mayor que un reloj de pulsera, al llevarlo comienza a detectar el movimiento corporal y proporciona al usuario información espacial sobre el lugar donde se produce el movimiento mediante una serie de sonidos. Cuando la llevan muchas personas (por ejemplo los familiares que conviven con el niño), permite percibir mejor cuanto ocurre y mejora las aptitudes sociales de quienes padecen discapacidades visuales. ABBI-K lidera el camino La doctora Gori nos había indicado previamente que el equipo del proyecto esperaba que el producto se comercializase completamente en el plazo de un año; ahora, una vez finalizado con éxito el ensayo clínico de ABBI y teniendo en cuenta la distribución en breve del kit «ABBI-K» (que contiene el dispositivo de pulsera ABBI y un juego de altavoces) a hospitales y centros de rehabilitación, parece que sus previsiones no iban muy desencaminadas. La doctora Gori comenta: «ABBI-K ayudará a los terapeutas a proporcionar rehabilitación mediante el dispositivo ABBI de un modo sencillo e intuitivo. También estamos completando el procedimiento para obtener el marcado CE, ¡así que parece que nos encontramos en un buen punto!». Ahora ella y su equipo están trabajando en un plan de negocios integral para una penetración completa de ABBI en el mercado. La doctora explica: «Hemos recibido muestras de interés de un inversor para una etapa inicial que respaldaría la comercialización de ABBI y ABBI-K. Además, actualmente estamos concluyendo el acuerdo para la creación de una empresa emergente con mi compañera Chiara Martolini. Hemos podido obtener este resultado gracias a la Oficina de Transferencia Tecnológica del Instituto Italiano de Tecnología (IIT, por sus siglas en italiano). Varios hospitales y centros de rehabilitación de Italia han mostrado un gran interés en nuestro dispositivo y en el enfoque en general». Lograr que ABBI llegue aún más lejos Incluso tras los grandes avances hacia su comercialización, la doctora Gori y su equipo todavía están decididos a maximizar el gran potencial de ABBI. La doctora Gori declara: «Hasta el momento solo hemos trabajado con ABBI con niños mayores de 13 años, pero estoy convencida de que ABBI podría ser fundamental para mejorar las capacidades espaciales, sociales y de manipulación de los niños con discapacidad visual en sus tres primeros años de vida, una etapa crucial. Tengo la intención de estudiar esta posibilidad en mayor profundidad, especialmente porque hasta la fecha existen pocas soluciones tecnológicas de rehabilitación desarrolladas para una intervención temprana en niños pequeños con discapacidad visual». Por tanto, parece que ABBI va a seguir avanzando. La doctora Gori concluye: «Creo que el proyecto ABBI abrió la puerta a un abanico de grandes oportunidades para la rehabilitación de niños con discapacidad visual».

Países

Italia