Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Nuevos sensores aumentan la seguridad del transporte aéreo

Dos prototipos de sensores de alta tecnología para la industria de la aviación ayudarán a las autoridades a combatir la trata ilegal de seres humanos y evitarán accidentes a bordo relativos a la explosión de baterías en las bodegas de carga.

Seguridad

En el transporte aéreo se ha registrado un número creciente de incidentes, desde inmigrantes ilegales escondidos en aviones de carga hasta la explosión de baterías de iones de litio en bodegas de carga. El proyecto SNOOPY (Sniffer for concealed people discovery), financiado con fondos europeos, tenía el cometido de resolver en concreto esos dos tipos de incidencias. El equipo del proyecto, formado por entidades interesadas en el desarrollo de sensores, la seguridad y la aviación de Grecia, Francia, Italia y Reino Unido, desarrolló una nariz electrónica portátil que puede detectar esas dos incidencias. El primer prototipo desarrollado puede detectar moléculas producidas por el cuerpo humano, tales como compuestos presentes en el sudor, para alertar de la presencia de polizones. El segundo prototipo detecta fallos de baterías de litio en etapas incipientes y permite alertar a la tripulación y activar contramedidas en compartimentos de carga inaccesibles. La tecnología de sensores de los dos prototipos, muy avanzada, fue desarrollada con el fin de que tuviera poco peso, tamaño y consumo de energía, además de para que funcionase las veinticuatro horas del día. Se realizó una serie de pruebas en situaciones reales para determinar la viabilidad de los prototipos. Los prototipos fueron probados primero en el laboratorio y luego en la práctica. Se establecieron protocolos de medición y validación teniendo en cuenta las recomendaciones de las autoridades de control de fronteras y de expertos en transporte aéreo. El prototipo de detección de sudor se probó con camisetas usadas después de realizar ejercicio físico y colocadas en un espacio confinado, mientras que el prototipo para iones de litio se validó para la detección de sobrecalentamiento de baterías, sobrecarga, fuga de electrolitos y experimentos sobre la evolución de la llama. Si se aprovecha, el primer prototipo sin duda mejorará la detección de la presencia de viajeros ilícitos en vehículos y compartimentos de carga en fronteras terrestres, puertos y aeropuertos. Es importante destacar que el detector olfativo de SNOOPY es fácil de usar y funciona como instrumento independiente que se ocupa del muestreo, la preconcentración y la detección, así como de la toma de decisiones. También reduce la dependencia de los perros rastreadores, que tienen un coste elevado. El segundo prototipo puede minimizar drásticamente los accidentes durante transportes y a bordo relacionados con baterías de iones de litio, un fenómeno que provocó recientemente un desastre aéreo. Ambas aplicaciones harán más eficaz la vigilancia en dos sectores fundamentales de la seguridad. SNOOPY describió las oportunidades de aprovechamiento y difundió sus resultados en línea, así como en el congreso de clausura del proyecto.

Palabras clave

Carga, trata de seres humanos, baterías Li-ion, SNOOPY, nariz electrónica

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación