Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Un hormigón ecológico para lograr construcciones sostenibles

La industria productora de hormigón es una de las grandes generadoras de emisiones de CO2 y potenciadoras del cambio climático. Gracias a nuevos materiales ecológicos, científicos financiados con fondos europeos dieron con una forma de reducir la huella de carbono del sector de la construcción.

Cambio climático y medio ambiente
Tecnologías industriales

El consumo de hormigón es de unas 10 000 millones de toneladas anuales, lo que lo sitúa en el material artificial más utilizado en todo el mundo. Solo lo supera el consumo de agua. La fabricación de todo este hormigón produce el 5 % de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial. El ambicioso proyecto financiado con fondos europeos ECO-Binder se propuso crear una tecnología ecológica con la que reducir radicalmente la huella de carbono de la producción de hormigón. No obstante, los objetivos del proyecto fueron mucho mayores. Los investigadores también aprovecharon para aumentar la seguridad, la comodidad y la estabilidad del producto a un precio competitivo. Liberado del corsé del cemento convencional El hormigón se forma mediante la mezcla de un aglutinante, normalmente cemento, con agua. El cemento Portland normal (OPC, por sus siglas en inglés) es uno de los aglutinantes más comunes pero su fabricación es nefasta para el medio ambiente. Los aglomerantes de cemento basados en Belita-Ye’elimita-Ferrita (BYF) son una familia de materiales respetuosos con el medio ambiente que cada vez se emplean con más profusión en el hormigón ecológico. Los rendimientos de esta nueva clase de cementos son comparables a los del OPC. Además, su menor nivel de concentración de calcio, temperatura de cocción y demanda de energía en el triturado suponen una reducción del 30 % en las emisiones de CO2 en comparación con otros métodos de fabricación de hormigón. Durante la primera mitad de este proyecto de cuatro años, el equipo demostró la viabilidad de los elementos prefabricados mediante la combinación de nuevos aglutinantes BYF y la fabricación de materiales de acabado funcionales avanzados. El equipo instaló además estos elementos en cinco emplazamientos de pruebas en España, Italia, Rumanía y Reino Unido. Éxito demostrable En maquetas utilizadas en España, Rumanía y Reino Unido y en una instalación de pruebas en España se probaron cuatro materiales de hormigón fabricados con tres cementos BYF y OPC. Los científicos compararon los efectos que tendrían sobre los hormigones distintas condiciones geográficas reales y moduladas en condiciones experimentales. Según la coordinadora del proyecto, Arianna Amati, el hito mayor del estudio fue fabricar hormigón BYF a escala real. En concreto se instalaron paneles monolíticos de once metros de alto y se probaron en un escenario real en el centro de pruebas de Mantua (Italia). Tal y como explica la coordinadora, «165 metros cuadrados de fachada de la instalación se construyeron con componentes prefabricados con hormigones BYF con la intención de demostrar la sustitución completa de los productos OPC a una escala real». El ensayo de estas maquetas a escala pequeña y real supuso la confirmación de que el proyecto había logrado sus objetivos. Los paneles prefabricados con productos BYF nuevos demostraron un 24 % menos de energía incorporada y una reducción también del 24 % en la huella de carbono. Además se mejoró en un 10 % las propiedades aislantes. El hormigón BYF también se encoge menos al fraguar (estabilidad dimensional mejorada) sin necesidad de recurrir a aditivos, por lo que se reducen los escapes de aire. Todos estos beneficios se lograron con costes un 15 % inferiores al de los productos OPC convencionales. Se puede acceder a un vídeo formativo sobre ECO-Binder a través del sitio web del proyecto, en el que se asiste a la industria de la construcción en la implementación de los nuevos hormigones BYF de la manera más eficaz posible. La tecnología se comercializará en los próximos cinco años. ECO-Binder se ha dedicado a la promoción activa de sus materiales y los ha presentado en cuarenta y ocho eventos durante los cuatro años de duración del proyecto. Los investigadores también celebraron cuatro talleres y publicaron tres artículos en revistas del sector y seis en revistas científicas. Todos estos trabajos tendrán continuidad en forma de presentaciones, folletos y pósteres, todos descargables en el sitio web del proyecto.

Palabras clave

ECO-Binder, hormigón, BYF, OPC, cemento, aglomerante, aglutinante, huella de carbono, ecológico, CO2

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación