Skip to main content

Article Category

Article available in the folowing languages:

Nuevos métodos de administración para sacar el máximo partido de nuevos compuestos médicos

Existe una creciente demanda de métodos de administración de fármacos que sean eficaces e, idealmente, no invasivos. Esto se aplica especialmente al sector biofarmacéutico, que ha experimentado un crecimiento abrumador debido a los avances de la biotecnología. El proyecto HYMADE de la Unión Europea ha desarrollado nuevas formas de modificar las partículas coloides para la administración de fármacos.

Salud

Los tumores cancerígenos son objetivos especialmente difíciles de alcanzar con técnicas precisas de administración de fármacos. Otras patologías también necesitan que los compuestos lleguen a lugares precisos con periodos de liberación previsibles que permitan administrar los fármacos en momentos específicos. Está creciendo la gama de medicamentos que se están desarrollando, pero si no conseguimos que lleguen al lugar adecuado en el momento adecuado, ¿cómo se puede aprovechar su potencial terapéutico? HYMADE, realizado con el apoyo del programa Marie Curie, se propuso estudiar la combinación de materiales heterogéneos de naturaleza muy diferente (inorgánicos, orgánicos y biológicos) a fin de producir vehículos con propiedades personalizadas para administrar los fármacos. El objetivo final del proyecto HYMADE era desarrollar cápsulas y partículas coloides modificadas, destinadas a la administración de fármacos. El doctor Sergio Moya, investigador principal, se enorgullece de confirmar que han alcanzado dicho objetivo. «Hemos trabajado principalmente con coloides mesoporosos, materiales muy porosos con poros nanométricos que pueden rellenarse con fármacos», explica el investigador. Se centró en lo que se conoce como la técnica «capa a capa», un método sencillo para el autoensamblaje y la modificación de los coloides. Este enfoque también puede utilizarse para encapsular fármacos más grandes, como los anticuerpos y los ARNip, y partículas similares a un virus, llamadas virosomas. Los virosomas ofrecen propiedades de reconocimiento y, al emular la entrada del virus en las células, facilitan la absorción de las partículas o cápsulas. «Cada uno de los elementos usados en la construcción de los materiales híbridos aporta ventajas y propiedades específicas: los coloides mesoporosos ofrecen una manera de encapsular moléculas pequeñas y la técnica de capa a capa, un medio para encapsular moléculas más grandes». Sin embargo, el camino para llegar a estas conclusiones fue largo. Los investigadores llevaron a cabo estudios fisicoquímicos para comprender la interacción entre los diferentes componentes de los materiales híbridos y cómo se pueden perfeccionar las propiedades de estos materiales. También realizaron estudios de transporte para examinar la administración de fármacos encapsulados en los materiales híbridos, los cuales son fundamentales para sus aplicaciones. El doctor Moya explica: «Hemos empleado una serie de técnicas para rastrear los materiales híbridos "in vitro" e "in vivo". Se trata de una tarea muy compleja, aunque muy interesante. Teníamos como objetivo seguir la transformación de los materiales híbridos en matrices biológicas, su agregación, degradación y cómo estos materiales liberan los fármacos encapsulados dentro de las células o "in vivo"». Para ello, el proyecto recurrió a técnicas como la microscopía confocal de barrido con láser, la citometría de flujo y la microscopía Raman confocal para trabajar con las células y la tomografía por emisión de positrones, así como la tomografía computerizada por emisión de fotones individuales, para las pruebas «in vivo». «Estas últimas técnicas necesitaban que los materiales híbridos fuesen marcados con radioisótopos. Gracias a la medición de la actividad en modelos animales, fuimos capaces de cuantificar la cantidad de materiales híbridos por órgano y de qué manera estos últimos cambian con el paso del tiempo tras la administración intravenosa», explica el doctor Moya. La extensa investigación llevada a cabo por el proyecto fue el resultado de una red de investigadores que colaboraron tanto por toda Europa como por el resto del mundo. «Soy argentino y el proyecto incluyó muchos intercambios con Argentina, que han sido muy positivos para el desarrollo científico de las personas que llegaron a Europa desde mi país. Estoy orgulloso de ello», añade el investigador.

Palabras clave

HYMADE, materiales híbridos, administración de fármacos, coloides mesoporosos, biofarmacéutico, anticuerpos, ARNip, virosomas

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación