CORDIS
Resultados de investigaciones de la UE

CORDIS

Español ES

Archaeological Automatic Interpretation and Documentation of cEramics

Información del proyecto

Identificador del acuerdo de subvención: 693548

Estado

Proyecto cerrado

  • Fecha de inicio

    1 Junio 2016

  • Fecha de finalización

    31 Mayo 2019

Financiado con arreglo a:

H2020-EU.3.6.3.

  • Presupuesto general:

    € 2 635 266,99

  • Aportación de la UE

    € 2 460 376,75

Coordinado por:

UNIVERSITA DI PISA

Español ES

Una herramienta que es el sueño de todo arqueólogo

La clasificación de los fragmentos de cerámica que se encuentran en las excavaciones es una tarea que requiere mucho tiempo y dinero. El proyecto de la Unión Europea (UE) ArchAIDE desarrolló un «software» que identifica las piezas y las almacena en una base de datos.

Economía digital
Sociedad
© Dario Lo Presti, Shutterstock

Cuando los arqueólogos participan en excavaciones, las piezas de cerámica que desentierran contienen pistas fundamentales sobre la forma de vivir de la gente en épocas pasadas, como la romana. Sin embargo, la identificación precisa de estos restos puede llevar horas de trabajo a los expertos. El proyecto de la UE ArchAIDE recurrió a la inteligencia artificial con el fin de desarrollar una aplicación para teléfonos móviles y ordenadores de mesa que puede identificar la cerámica y su origen. «Se podría ahorrar entre la mitad y dos terceras partes del tiempo invertido actualmente en la clasificación de cerámica», declara Gabriele Gattiglia, arqueólogo de la Universidad de Pisa que coordinó el proyecto del desarrollo del «software». Los usuarios toman una fotografía al fragmento de cerámica que quieran identificar, ajustan la imagen con una herramienta fácil de utilizar y la envían para su clasificación. El sistema utiliza bien un modelo de reconocimiento basado en las imágenes y la decoración de la pieza, o bien un modelo que se basa en el reconocimiento de formas, lo que ayuda a identificar los tipos de cerámica, como a qué vasija pertenece el fragmento. En pocos segundos, la aplicación ofrece cinco respuestas, ordenadas según una puntuación basada en la fiabilidad del sistema de clasificación a la hora de encontrar la respuesta correcta. Los usuarios pueden hacer clic para consultar la información relacionada con el tipo asociado que esté almacenado en la base de datos de ArchAIDE. «De esta forma, se puede verificar la precisión de las respuestas proporcionadas por el clasificador», explica Gattiglia.

Un ansiado sueño

Gattiglia y su compañera arqueóloga Francesca Anichini idearon la aplicación hace diez años, mientras trabajaban como arqueólogos profesionales en yacimientos, pero no disponían de la financiación o los conocimientos técnicos necesarios para superar los retos técnicos y desarrollarla. En 2014, buscaron financiación de los fondos europeos tras mencionar la idea a Roberto Scopigno, del centro de investigación italiano CNR ISTI, quien pensó que era factible. El gran avance de la utilización de la inteligencia artificial de esta manera fue posible debido a un impresionante consorcio de Alemania, España, Israel, Italia y el Reino Unido. Los arqueólogos formaron equipo con ingenieros y técnicos para llenar la base de datos de cerámica, desarrollar las dos redes neuronales principales del sistema y construir las aplicaciones para teléfonos móviles y ordenadores de mesa. Con el fin de entrenar a la red para que identificara los fragmentos de forma correcta, los desarrolladores necesitaron cientos de miles de restos de cerámica. Los arqueólogos del proyecto pasaron meses recorriendo Europa en su búsqueda y fotografiaron casi 25 000 fragmentos. A investigadores de la Universidad de Tel Aviv y el CNR se les ocurrió otra manera ingeniosa de adquirir muchos millones más: creando modelos en tres dimensiones (3D) de vasijas de cerámica a partir de dibujos en dos dimensiones (2D) y rompiéndolos de forma artificial para obtener millones de fragmentos virtuales que entrenaran la red neuronal sobre cómo reconocer las formas cerámicas. Los resultados iniciales del «software» son impresionantes: un 83,8 % en la tasa de precisión top 5 para el modelo de reconocimiento basado en la apariencia y un 62,8 % para el reconocimiento basado en la forma. En la actualidad, los socios están ampliando la base de datos de ArchAIDE para hacer que el sistema sea incluso más preciso y garantizar que se convierta en un recurso de confianza para la investigación de la cerámica a través de los siglos. Además, están digitalizando catálogos en papel para ponerlos a la venta a través de la aplicación, cuyos beneficios se dividen entre los socios y los propietarios de los derechos de autor. «Actualmente, ArchAIDE solo puede aplicarse a algunas clases de cerámica, pero cuando crezca revolucionará la arqueología», concluye Maria Letizia Gualandi, investigadora principal del proyecto.

Palabras clave

ArchAIDE, cerámica, restos de cerámica, excavaciones, clasificación, base de datos

Información del proyecto

Identificador del acuerdo de subvención: 693548

Estado

Proyecto cerrado

  • Fecha de inicio

    1 Junio 2016

  • Fecha de finalización

    31 Mayo 2019

Financiado con arreglo a:

H2020-EU.3.6.3.

  • Presupuesto general:

    € 2 635 266,99

  • Aportación de la UE

    € 2 460 376,75

Coordinado por:

UNIVERSITA DI PISA