Skip to main content

Article Category

Results Pack

Article available in the folowing languages:

Cómo las tecnologías digitales pueden desempeñar un papel fundamental en la conservación del patrimonio cultural europeo

Para un continente tan rico y diverso desde el punto de vista cultural como Europa, asegurarse de que los bienes culturales valiosos estarán disponibles para que las generaciones futuras puedan disfrutarlos e inspirarse en ellos es un importante objetivo de la política pública y, como sucede con casi todos los aspectos de la vida moderna, las tecnologías digitales ofrecen soluciones para potenciar los esfuerzos en materia de patrimonio cultural en el siglo XXI. En este Results Pack de CORDIS, descubrimos las múltiples innovaciones digitales desarrolladas por doce proyectos financiados con fondos europeos (con una financiación total de 33 millones de euros) que ayudan a garantizar la conservación del valioso patrimonio cultural europeo.

Economía digital
Sociedad

Ya sea una pintura del siglo de oro neerlandés de valor incalculable, un foro romano en ruinas rodeado de olivares en una tranquila ladera del Mediterráneo, o una obra maestra audiovisual más moderna del siglo XX, nuestro patrimonio cultural puede dañarse con facilidad y de forma permanente o, en el peor de los casos, incluso ser destruido. Las numerosas amenazas naturales o causadas por los humanos contra nuestro patrimonio cultural incluyen desde la contaminación, las inundaciones y la erosión por el viento, hasta el vandalismo y el mantenimiento o el cuidado inadecuados. La digitalización del patrimonio cultural es importante para la protección, conservación, restauración, investigación, difusión y promoción de los bienes culturales materiales e inmateriales, procedentes de todo tipo de instituciones culturales (museos, galerías, bibliotecas, archivos, monumentos y emplazamientos). Los crecientes progresos de las tecnologías digitales abren unas posibilidades impresionantes y cada vez mayores. Desde la tecnología tridimensional (3D) hasta la inteligencia artificial y la realidad virtual o aumentada, todas se utilizan no solo para garantizar la conservación sino también para estimular la imaginación de los europeos nativos digitales más jóvenes, inspirando admiración y aprecio por los vastos tesoros culturales de Europa. Se están adoptando con entusiasmo conceptos como el «museo virtual», impulsados por la idea de que, si las personas no pueden ir físicamente a un museo, entonces el museo puede llegar a ellas, lo cual solo es posible gracias al auge de las innovaciones digitales de los últimos veinte años.

Cómo la política de la Unión Europea ayuda a promover y conservar digitalmente objetos culturales

La Comisión Europea, a través de sus extensas acciones políticas, de coordinación y de financiación, apoya la política cultural de los Estados miembros, especialmente en lo relativo a la digitalización y el acceso en línea al material cultural, y a la preservación y conservación digitales. Europeana, la plataforma europea para el patrimonio cultural, trabaja con miles de archivos, bibliotecas y museos de toda Europa para facilitar el acceso, la utilización y la reutilización del contenido cultural. Es la única plataforma paneuropea de su clase y desempeña un papel fundamental a la hora de conseguir que nuestra comunidad de patrimonio cultural sea más fuerte. Junto con estos esfuerzos, en 2019, veintiséis países europeos firmaron una Declaración de cooperación para avanzar en la digitalización del patrimonio cultural. La Declaración invita a los Estados miembros a optimizar las sinergias entre las tecnologías digitales y el patrimonio cultural de Europa en tres ámbitos clave: i) una iniciativa paneuropea para la digitalización 3D de objetivos, monumentos y yacimientos del patrimonio cultural; ii) la mejora de la cooperación intersectorial transfronteriza y el desarrollo de las capacidades en el sector del patrimonio cultural digital; y iii) el fomento de la participación ciudadana, el uso innovador y su propagación a otros sectores. En concreto, a través del programa Horizonte 2020, la Comisión Europea ofrece un apoyo destacado y permanente a la investigación y la innovación en el ámbito del patrimonio cultural, con especial atención al uso de tecnología punta. Entre 2014 y 2020, los fondos destinados al patrimonio cultural digital a través de Horizonte 2020 han ascendido a unos 70 millones de euros en total y es probable que la financiación de estas iniciativas continúe con la llegada del próximo programa de investigación e innovación: Horizonte Europa.

Exhibir con orgullo nuestros proyectos

En total, en este Results Pack de CORDIS se presentan doce proyectos que realizan contribuciones importantes a los esfuerzos de digitalización del patrimonio cultural. En concreto, los proyectos ARCHES, DigiArt y EU-LAC-MUSEUMS han aprovechado tecnologías como la modelización 3D y la realidad aumentada, así como una cooperación internacional más exhaustiva, para aumentar la accesibilidad y el disfrute de los museos como instituciones clave de la conservación y preservación culturales. Otros proyectos se han centrado en utilizar la tecnología para aumentar la conciencia social y el interés en el patrimonio cultural y su conservación. Por ejemplo, PLUGGY desarrolló la primera red social dedicada a promover el patrimonio cultural europeo, mientras que el proyecto I-Media-Cities ha presentado una plataforma revolucionaria que utiliza material audiovisual para permitir que cualquier persona pueda descubrir el rico patrimonio cultural de nueve ciudades europeas. Por su parte, el proyecto EMOTIVE aprovechó el potencial en bruto de la narración, ofreciendo herramientas a los profesionales del patrimonio que les permiten crear experiencias interactivas de narración que atraen, informan y consiguen el interés del público. Por último, el proyecto ArchAIDE desarrolló un «software» innovador para identificar los fragmentos de cerámica encontrados en las excavaciones y almacenarlos en una base de datos especializada, y colaborar así en la importante labor de los arqueólogos y otros profesionales del ámbito del patrimonio cultural, mientras que Time Machine ha desarrollado una infraestructura informática y de digitalización que utiliza la inteligencia artificial y la extracción de datos masivos para obtener y analizar la gran cantidad de datos generados al digitalizar archivos de museos y bibliotecas.