Skip to main content

Integrated oil spill response actions and environmental effects

Article Category

Article available in the folowing languages:

Una mejor detección, respuesta y evaluación del impacto de vertidos de petróleo en el Ártico

La explotación petrolífera en el mar puede dar lugar a vertidos, tanto en las plataformas de perforación como en los oleoductos submarinos o los transportes marítimos. Debido al creciente interés en el Ártico como una posible ruta comercial, el proyecto GRACE ha desarrollado herramientas de mitigación mejoradas.

Alimentos y recursos naturales

El cambio climático puede hacer que se introduzcan nuevas rutas marítimas en el Ártico. Si estas dieran lugar a vertidos de petróleo, los equipos de respuesta convencionales podrían no estar disponibles en un plazo de tiempo razonable debido a la situación remota de la zona y, seguramente, se necesitarían equipos especiales adaptados a las condiciones de frío y hielo. El proyecto GRACE (Integrated oil spill response actions and environmental effects) es un proyecto de acción, innovación e investigación, financiado con fondos europeos, que llevó a cabo una serie de pruebas para desarrollar mejores herramientas de control, respuesta y evaluación del impacto. Estas pruebas han ayudado a generar la Respuesta medio ambiental y de vertidos de petróleo (EOS, por sus siglas en inglés), una herramienta analítica para la evaluación del medio ambiente diseñada para ayudar en la planificación de la respuesta en caso de vertido de petróleo. Esta herramienta estará pronto disponible en internet.

Observación

El sistema de control GRACE midió los niveles de petróleo en el agua en mar abierto, especialmente en la ubicación más probable de los vertidos, los canales navegables. El principal método de medición fue la fluorescencia ultravioleta en diferentes plataformas, como el sistema FerryBox en barcos, SmartBuoy para boyas y otras plataformas (como planeadores, boyas de deriva, etc.). El sistema de gestión de datos relacionado permite que los usuarios puedan visualizar los datos en tiempo real y en alta resolución, utilizando interfaces basadas en la web. El sistema puede activar alarmas cuando se produce un vertido de petróleo, así como presentar datos, gráficos y tablas para ayudar a los usuarios a generar estadísticas sobre las probabilidades de que se produzca un vertido. Tras un derrame en una zona costera cerca de Tallin, en el mar Báltico, también se generó un modelo de la posible distribución del vertido.

Evaluación del impacto y respuesta

El proyecto GRACE estudió, en el laboratorio, los efectos de los componentes del petróleo disueltos en el agua bajo una mancha de petróleo. El equipo derramó petróleo en el agua y después de agitarlo durante dos días hizo pruebas en las células de una amplia variedad de organismos presentes en el agua, desde copépodos y mejillones hasta embriones y larvas de pez cebra. A continuación, también se hicieron mediciones de la respuesta fisiológica a la exposición. Los resultados mostraron que, en la mayoría de los casos, el petróleo dispersado era más tóxico para los organismos que el que no se había dispersado y que el petróleo refinado también parecía más tóxico que el crudo. «Los resultados indican que los dispersantes se tienen que utilizar con precaución, especialmente en ecosistemas sensibles como los del mar Báltico y el Ártico», explica Kirsten Jørgensen, coordinadora del proyecto en el Instituto de Medio Ambiente Finlandés (SYKE). El equipo de la Universidad Técnica de Aquisgrán también encontró relaciones entre el derrame de petróleo y los daños genéticos, metabólicos y visuales en la biota. Por ejemplo, se descubrieron trastornos en el desarrollo ocular en el pez cebra. Como resultado, GRACE ha definido un protocolo de bioensayo adecuado para la investigación del impacto de los vertidos de petróleo en los organismos, así como el primer prototipo de biosensor de flujo continuo de petróleo que utiliza embriones de pez cebra de criadero. Se evaluó, durante las cuatro estaciones del año, la eficacia de todos los métodos para enfrentarse a un vertido, desde la recuperación mecánica, la dispersión y el quemado «in situ» hasta la atenuación natural (no hacer nada). Cada estrategia se evaluó por separado en lo que respecta al impacto en las especies y los organismos, tanto en individuos como en poblaciones, en la superficie marina, el agua del mar, el lecho marino y las costas. Este procedimiento se incluyó en la herramienta EOS junto con las directrices para ayudar a los usuarios con los cálculos necesarios para tomar decisiones.

Beneficios muy amplios

En la actualidad, se está probando la herramienta de análisis EOS en la Universidad de Aarhus y el Instituto de Recursos Naturales de Groenlandia. El equipo espera poder presentar la herramienta gratuita de código libre para finales de octubre de 2019. «Nuestro trabajo también fomenta una posibilidad de negocio para empresas que producen equipamiento de respuesta a los vertidos de petróleo y servicios de control, y aumenta la aceptación por parte del público de actividades marítimas sujetas a una completa evaluación ambiental», señala Jørgensen.

Palabras clave

GRACE, vertidos de petróleo, contaminación, ecosistemas acuáticos, Ártico, transporte marítimo, pez cebra, bioensayos, fluorescencia UV, boyas, marea negra

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación