Skip to main content

SMILE - SMall Innovative Launcher for Europe

Article Category

Article available in the folowing languages:

Minisatélites para aumentar la competitividad europea en la nueva carrera espacial

Las constelaciones de satélites pequeños podrían sustituir a los sistemas multimilmillonarios en el próximo cuarto de siglo, pero aún están obligadas a compartir viaje con los leviatanes de la industria, para lo cual es necesario programar su lanzamiento con hasta años de antelación. Gracias a una investigación financiada con fondos europeos, Europa podría contar en breve con sus propios medios para lanzar sistemas pequeños.

Espacio

El negocio de los satélites está en devenir. Los grandes satélites científicos y de comunicaciones seguirán empleándose, pero el mercado dedicado a los satélites pequeños se encuentra al alza. Es un sector con satélites mucho más pequeños (1-100 kg), mucho menos caros y con planificaciones de lanzamiento más rápidas, de semanas, días e incluso horas. Catorce organizaciones de ocho países europeos unieron sus fuerzas para asegurar el acceso independiente de Europa al espacio en el mercado emergente de los satélites pequeños. El proyecto financiado con fondos europeos SMILE desarrolló y demostró tecnologías críticas con las que obtener sistemas rentables basados en una instalación conceptual de lanzamiento terrestre en el Centro espacial de Andøya (Noruega). El crecimiento explosivo del mercado de satélites pequeños Según el coordinador del proyecto Leo Timmermans, «ya hay más de 500 satélites pequeños operativos, la mayoría de los cuales son "cubesats" de entre 1 y 5 kilos. Se observa una tendencia hacia satélites más maduros y con mejor rendimiento (10-50 kg). De cincuenta a cien empresas se dedican hoy en día a fabricar satélites pequeños, una cantidad que no hará sino aumentar». Durante los próximos seis años, se lanzarán más de 3 000 satélites de pequeño tamaño. Para 2030, las misiones de instalación y sustitución de constelaciones crearán una demanda de cerca de 12 000 satélites pequeños, lo que supone ingresos por servicios de lanzamiento superiores a los 69 000 millones de dólares estadounidenses y oportunidades de crecimiento relevantes para la industria. SMILE, servicios satelitales a medida El proyecto SMILE se propuso ofrecer a las empresas e instituciones europeas un acceso independiente a los lanzamientos de satélites pequeños, lo cual impulsaría la economía y el liderazgo tecnológico de Europa. Los logros de SMILE fueron muchos más de los inicialmente planteados. En lugar de diseñar el concepto de un único sistema de lanzador, el proyecto SMILE produjo dos configuraciones de lanzadores de tres etapas. El sistema de propulsión de motor híbrido es capaz de lanzar 70 kg y el sistema de propulsión líquido de 140 kg a la órbita baja terrestre. Las pruebas con los motores en las instalaciones asociadas generaron unos resultados impresionantes que se aproximan a las condiciones reales de lanzamiento. El motor híbrido del cohete alcanzó un nivel de preparación tecnológica (TRL, por sus siglas en inglés) de 7 gracias a su demostración en un lanzamiento ajeno al propio proyecto SMILE en el Centro Espacial de Andøya. El motor de propulsión líquida (TRL de 5 a 6) se validó en un entorno industrial pertinente. Otras tecnologías críticas desarrolladas y comprobadas fueron inyectores impresos en 3D para el motor de propergol líquido (TRL 8), fabricación automatizada de materiales compuestos (TRL 5), una estructura experimental de tercera etapa, un sistema de liberación de la carga y demostradores de sistemas de aviónica. Tal y como explica Timmermans: «estos planteamientos innovadores reducen el peso del lanzador y los costes de producción y operativos, lo cual permite lograr una propuesta más competitiva». El desarrollo de la tecnología vino acompañado del diseño de una instalación de tierra conceptual basada en los requisitos de la misión. En ella se incluye un plan del segmento de tierra, la planificación de las instalaciones y el planteamiento operativo. Además de los logros tecnológicos, el equipo llevó a cabo un análisis de mercado y un plan de desarrollo comercial dedicado a los lanzadores pequeños, el cual contó además con una planificación tecnológica. Su trabajo mostró que existe una demanda palpable para los sistemas de lanzamiento pequeños y marcó el camino para que Europa pueda contar con ellos. Los integradores del sistema de lanzamiento y los proveedores de sistemas y subsitemas serán los principales beneficiarios. No obstante, tal y como concluye Timmermans: «un lanzador pequeño innovador ofrecerá a Europa acceso independiente al espacio, lo cual permitirá que muchas empresas y organismos ofrezcan servicios nuevos para el mercado mundial. SMILE ha logrado que Europa sea más pequeña. SMILE ha logrado que Europa sea más fuerte».

Palabras clave

SMILE, lanzador, satélite pequeño, motor, nivel de preparación tecnológica (TRL), propulsión, constelación, propulsión líquida, híbrido, CubeSat, instalaciones terrestres, inyector impreso en 3D, microlanzador

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación