Skip to main content

Climatic and temporal control on microbial diversity-ecosystem functioning: insights from a novel conceptual model (CLIMIFUN).

Article Category

Article available in the folowing languages:

Nuevos datos sobre la función de la diversidad microbiana en los ecosistemas del suelo

Una iniciativa financiada con fondos europeos ha estudiado los mecanismos que controlan la biodiversidad del suelo a escala global para comprender mejor la función de estas comunidades del suelo de importancia vital en el apoyo a los servicios ecológicos esenciales (como la fertilidad y la productividad) en los ecosistemas terrestres.

Cambio climático y medio ambiente

Muchos estudios han identificado el clima, la etapa de desarrollo de un ecosistema y las características del suelo como los impulsores principales de la diversidad vegetal y animal. No obstante, se sabe mucho menos de los efectos interactivos del clima, las propiedades del suelo y el tiempo respecto al control de la diversidad microbiana y la multifuncionalidad durante la sucesión del ecosistema. Esta ausencia de información científica impide a los científicos poder predecir cambios en la comunidad microbiana y sus consecuencias para el funcionamiento del ecosistema en condiciones de cambio climático. También limita la inclusión de microorganismos del suelo en modelos biogeoquímicos globales. El proyecto CLIMIFUN abordó este laguna en el conocimiento al investigar los patrones y mecanismos globales que impulsan la diversidad microbiana del suelo y los procesos ecosistémicos en entornos cambiantes. «Al realizar experimentos y encuestas de campo globales, hemos aumentado nuestro conocimiento de los patrones globales importantes y los mecanismos a lo ancho de los biomas globales y durante la formación del suelo», explica Manuel Delgado Baquerizo, beneficiario de una beca de investigación Marie Skłodowska-Curie.

Un esfuerzo internacional

Científicos de más de treinta instituciones realizaron una encuesta a escala mundial, recopilando datos de nueve países y seis continentes. «El reto principal fue el diseño de los protocolos normalizados para las encuestas sobre la vegetación y diversos entornos, desde ecosistemas áridos hasta bosques tropicales, y que fuesen sencillos de aplicar por todo tipo de investigadores, desde ecologistas en el campo hasta biólogos moleculares», explica Delgado Baquerizo. Los resultados revolucionarios mostraron el destino de la biodiversidad del suelo a lo largo de millones de años de desarrollo ecosistémico, y sirvieron de base para el primer atlas mundial de biodiversidad del suelo. «Debido a que la función del tiempo relativa al control de la distribución de los organismos en el suelo está todavía poco estudiada, en particular a escala mundial, el proyecto CLIMIFUN es un estudio pionero en este ámbito», comenta Delgado Baquerizo. El proyecto también aporta nuevas pruebas de que la biodiversidad del suelo controla las respuestas de las funciones de los ecosistemas ante los impulsores del cambio global. Es más, por primera vez identificó la función de los climas pasados respecto al control de las actuales distribuciones globales de biodiversidad del suelo. Además, el proyecto CLIMIFUN también identificó aquellos lugares de la Tierra donde se espera descubrir y clasificar taxones desconocidos.

Ayuda para la conservación

El proyecto CLIMIFUN aportó conocimientos esenciales sobre la historia natural de la biodiversidad de bacterias del suelo, hongos, protistas e invertebrados en los ecosistemas terrestres a lo ancho de los biomas globales principales. Según Delgado Baquerizo: «Nuestro trabajo mostró que, a medida que se desarrolla el suelo, los cambios en la capa vegetal y en la acidificación a lo largo de milenios impulsan los cambios en la biodiversidad del suelo». La iniciativa también aportó una comprensión básica de la función de la biodiversidad del suelo en cuanto al apoyo a la función del ecosistema, desde la fertilidad a la producción vegetal, y el impulso de las respuestas de las funciones ecosistémicas ante los cambios globales. Por otra parte, cuantificó la importancia de la memoria ecológica en el control de las funciones del ecosistema y la biodiversidad del suelo a escala mundial. Los conocimientos obtenidos a través del proyecto CLIMIFUN beneficiarán a científicos, ecologistas, administrador de tierras, profesores y responsables políticos. «El atlas global, por ejemplo, ofrece información básica para la enseñanza de la distribución global de los organismos de la tierra, como se ha hecho con las plantas durante décadas. También incluye información sobre esos lugares que necesitan protegerse para mantener la biodiversidad del suelo en todo el mundo. Es más, propone retos importantes y líneas de investigación nuevas para los investigadores que pretendan identificar los taxones dominantes en todo el mundo», concluye Delgado Baquerizo.

Palabras clave

CLIMIFUN, suelo, ecosistema, biodiversidad, microbiana, bioma, descomposición, reciclaje de nutrientes

Descubra otros artículos del mismo campo de aplicación